Alemania busca mediar en el conflicto entre Rusia y Ucrania

 Alemania busca mediar en el conflicto entre Rusia y Ucrania

Por sus relaciones con Moscú, Berlín podría jugar un papel central en el conflicto entre Rusia y Ucrania. Pero Alemania sigue sin ponerse de acuerdo sobre su postura oficial.

Crece la preocupación por una nueva guerra en Europa. En la mañana de este lunes 24 de enero, la situación alcanzó un nuevo nivel: tanto Estados Unidos como Gran Bretaña han ordenado la salida de parte de su personal de sus embajadas en Ucrania. Como «reacción a la creciente amenaza de Rusia», explicó el Ministerio de Asuntos Exteriores de Londres, refiriéndose a la concentración de más de 100.000 soldados rusos a lo largo de la frontera ucraniana.

La situación es muy grave: no solo las fuerzas armadas de los Estados de la OTAN están en alerta, según el Secretario General Jens Stoltenberg. Stoltenberg también anunció en Bruselas que la Alianza ampliaría su presencia en Europa del Este, con el despliegue de más buques de guerra y aviones de combate.

El embajador alemán Christoph Heusgen también ve el peligro de una invasión rusa a Ucrania. En una entrevista con DW, el antiguo asesor de seguridad de la excanciller Angela Merkel y futuro jefe de la Conferencia de Seguridad de Múnich apuesta por enviar señales claras a Moscú: «Lo que queremos esta vez es que se ponga sobre la mesa una reacción muy fuerte y masiva».

Rusia necesita saber exactamente qué ocurrirá si Putin ataca realmente a Ucrania, dijo Heusgen. Al mismo tiempo, subrayó repetidamente en la conversación lo importante que es la unidad de Occidente para contrarrestar el «tono muy agresivo» de Rusia.

Papel clave de Alemania?
Parece que Berlín se encuentra atrapada entre dos bandos en la crisis de Ucrania. Pero tal vez ese sea exactamente el lugar adecuado para un mediador. El diplomático Heusgen subrayó que Alemania tiene un importante papel que desempeñar en la crisis: «Ya lo hicimos la última vez, cuando tras la invasión rusa a Ucrania, la canciller Merkel, junto con el presidente francés Hollande, sentó a la mesa al presidente ucraniano Poroshenko y a Putin.» Este formato se conoce como «formato Normandía».

Ahora, según la ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock, el Gobierno alemán planea una nueva reunión de mediación entre Alemania, Francia, Ucrania y Rusia.

El mínimo común denominador
En 2015, las negociaciones mencionadas por Heusgen dieron lugar al llamado Acuerdo de Minsk II. Su aplicación sigue siendo un problema. Pero las decisiones tomadas en ese momento y en un acuerdo posterior pueden ser aprovechadas, dice Thomas Kunze, que dirige la oficina de Moscú de la Fundación Konrad Adenauer, afiliada a la conservadora CDU de la excanciller Merkel.

En entrevista con DW, Kunze, que conoce Rusia, explica que «el Acuerdo de Minsk es el mínimo común denominador». Y enumera todo lo que se acordó entonces: «Desde un alto el fuego hasta la retirada de las armas pesadas, la supervisión de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa), un diálogo, modalidades para las elecciones locales en Ucrania, intercambio de prisioneros, ayuda humanitaria y mucho más. Hay mucho en lo que basarse, después de una desescalada».

La diplomacia tiene mucho que hacer. Pero el general de brigada retirado Reiner Schwalb cita a su antiguo jefe, el exembajador alemán en Moscú Rüdiger von Fritsch. La diplomacia, según von Fritsch, significa «escalar el mismo muro una y otra vez; y cuando te has caído 20 veces, lo intentas por vigésimoprimera vez».

Así que, por el momento, Alemania no se plantea retirar a sus diplomáticos de Ucrania. Baerbock, la titular de Exteriores, dejó claro en Bruselas que no consideraba sensata esta medida, en este minuto.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });