Argentina asume la presidencia de la Celac

 Argentina asume la presidencia de la Celac

Argentina asumió este viernes la presidencia pro tempore para 2022 de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) tras lograr el consenso necesario durante la XXII Reunión de ministros y ministras de Relaciones Exteriores del grupo celebrada en Buenos Aires.

«Hay consenso», señaló en la sesión Marcelo Ebrard, el canciller de México, país que ostentaba la presidencia desde 2020.

Tras meses de intensas conversaciones con los países miembros, el Gobierno de Alberto Fernández, único candidato para liderar el organismo, asume así la presidencia pro tempore después de que en la cumbre de presidentes de septiembre pasado la candidatura argentina no lograra el consenso necesario.

«Para Argentina, haber recibido unánimemente la confianza es realmente un compromiso. Y así lo queremos plantear: como un compromiso de trabajo colectivo», señaló en el plenario el ministro de Relaciones Exteriores argentino, Santiago Cafiero.

El canciller hizo referencia a la «tarea principal de integración regional a partir del respeto y el consenso, utilizando herramientas de diálogo».

«La búsqueda de coincidencias será nuestro mandato principal, el respeto de la diversidad nuestra guía rectora», aseveró.

AGENDA ABIERTA

«La Celac no nació para competir con nadie ni con nada, surgió de las entrañas mismas de los pueblos latinoamericanos y caribeños», señaló Cafiero en su discurso, que reconoció que se están atravesando «momentos muy complejos» con la pandemia y el impacto de otras cuestiones como el cambio climático.

Para su presidencia en 2022, Argentina presentó un plan de trabajo con 15 ejes de acción: el primero está centrado en la «recuperación poscovid», pero también agenda contra la corrupción, seguridad alimentaria, la lucha contra la pobreza y el hambre, cooperación ambiental o educación en la igualdad de género.

«En cuanto a diálogos con socios extrarregionales queremos seguir en la tarea de fortalecer dialogo con la Unión Europea, China, India, Rusia, Unión Africana, entre otros», destacó Cafiero.

«Es una agenda abierta a discusiones, a incorporar nuevos desafíos, a incorporar nuevas metas para desarrollar en este plan de trabajo», agregó, para apostar por «debatir en el marco del respeto» y entender «cada una de las particularidades de cada uno de los países, para de ese modo tener una agenda de trabajo integral participativa y profundamente democrática».

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });