Así afecta el abuso de alcohol en el cerebro de adolescentes

 Así afecta el abuso de alcohol en el cerebro de adolescentes
Digiqole Ad

El consumo excesivo de alcohol disminuye la función cerebral en las áreas responsables de los procesos sensoriales, motores, de memoria y cognitivos.

El alcohol no es inocuo, independientemente de la edad. Su consumo es especialmente acentuado entre la población joven y es entendido como una forma más de socializar.

Segun estudios recientes, el consumo de alcohol suele iniciarse a los 13 años. El 75,1 % de los adolescentes de 14-18 años ha consumido alcohol alguna vez en su vida y seis de cada diez adolescentes se han emborrachado alguna vez.

Por género, las diferencias son sustanciales. El número de chicas que consume alcohol y se emborracha es superior al de los chicos.

Graves efectos sobre la salud física, psíquica y social
El cerebro de los adolescentes es espacialmente vulnerable a los efectos del alcohol y produce graves efectos sobre su salud física, psíquica y social, al no haberse completado su desarrollo y aumenta la probabilidad de ser dependiente del alcohol en la edad adulta. Existe evidencia científica de esas nefastas consecuencias. En los últimos años, numerosos estudios científicos demuestran la asociación del consumo de alcohol y el daño cerebral en los adolescentes

Ahora, un equipo de investigación de la Universidad de Buffalo ha publicado un estudio preclínico que demuestra el poderoso efecto que tiene el consumo excesivo de alcohol en el cerebro de ratas adolescentes. No hablan necesariamente de grandes cantidades. También encontró que incluso cantidades bajas y moderadas de alcohol pueden afectar significativamente la función cerebral.

El alcohol, el cerebro y la glucosa
Los investigadores se centraron en el metabolismo de la glucosa en el cerebro porque es la principal fuente de energía del cerebro. “Mientras que el cerebro solo representa aproximadamente el 2 % del peso corporal de un individuo, consume alrededor del 20 % de la glucosa en el cuerpo. El metabolismo de la glucosa en el cerebro es fundamental para llevar a cabo los procesos fisiológicos normales. Al comprender cómo el cerebro usa la glucosa, podemos tener una idea de cómo está funcionando», explica el autor principal y científico investigador principal en del Departamento de Farmacología y Toxicología de la Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas Jacobs de la UB, Panayotis K. Thanos.

Para determinar cómo los atracones agudos de etanol afectaron el metabolismo de la glucosa en el cerebro adolescente, los investigadores realizaron tomografías por emisión de positrones (PET) en ratas a las que se les proporcionó una solución para beber alcohol y agua.

Disminución de las habilidades motoras y la coordinación
El estudio encontró que todos los niveles de consumo de alcohol (bajo, moderado y alto) disminuyeron el metabolismo de la glucosa en sangre en la corteza somatosensorial primaria y la corteza visual, que son clave para procesar la información sensorial y visual, así como para ejecutar funciones motoras.

Los investigadores explican que el consumo excesivo de alcohol disminuyó la función cerebral en las áreas responsables de los procesos sensoriales, motores, de memoria y cognitivos. Esto se alinea con las conocidas consecuencias conductuales del consumo de alcohol: problemas de visión, disminución de las habilidades motoras y la coordinación, confusión y otras.

«Este modelo de rata adolescente nos permite capturar los efectos del consumo excesivo de alcohol y ver sus efectos nocivos sobre el funcionamiento del cerebro. Al hacerlo, podemos comenzar a comprender los vínculos neurobiológicos entre la función cerebral y los futuros déficits de comportamiento en la edad adulta», concluyen.

Digiqole Ad

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });