Así influyen los antidepresivos en la calidad de vida

 Así influyen los antidepresivos en la calidad de vida
Digiqole Ad

La depresión es una enfermedad frecuente en todo el mundo. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que al sufren el 3,8 % de la población, incluidos un 5% de los adultos y un 5,7% de los adultos de más de 60 años. En total, unos 280 millones de personas a nivel mundial.

Hay diferentes grados de depresión, pero puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es recurrente y de intensidad moderada a grave.

Uno de los tratamientos empleados es la toma de fármacos. Hablamos de antidepresivos, unos medicamentos que los síntomas y que se utilizan para los siguientes supuestos, según la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP): depresión de moderada a severa (no depresión leve), ansiedad severa y ataques de pánico, trastorno obsesivo compulsivo, dolor crónico, trastornos de la conducta alimentaria y trastorno de estrés postraumático.

Su ingesta a largo plazo puede traer consecuencias, con el tiempo, el uso de antidepresivos no se asocia con una calidad de vida significativamente mejor, en comparación con las personas con depresión que no toman los medicamentos. Son los hallazgos de un nuevo estudio publicado en la revista de acceso abierto PLOS ONE.

Uso de antidepresivos y calidad de vida
En el nuevo estudio, los investigadores de la Universidad King Saud utilizaron datos de la Encuesta del Panel de Gastos Médicos (MEPS) de los Estados Unidos de 2005-2015, un gran estudio longitudinal que rastrea los servicios de salud que usan los estadounidenses. Cualquier persona con diagnóstico de trastorno de depresión fue identificada en los archivos del MEPS.

Durante la duración del estudio, hubo un promedio de 17,47 millones de pacientes adultos diagnosticados con depresión cada año con dos años de seguimiento, y el 57,6 % de estos recibieron tratamiento con medicamentos antidepresivos.

El uso de antidepresivos se asoció con alguna mejora en el componente mental de SF-12, la encuesta que rastrea la calidad de vida relacionada con la salud. Sin embargo, cuando se comparó este cambio positivo con el cambio en el grupo de personas que fueron diagnosticadas con trastorno depresivo pero que no tomaron antidepresivos, no hubo una asociación estadísticamente significativa de los antidepresivos con el estado físico o mental.

En otras palabras, el cambio en la calidad de vida observado entre los que tomaban antidepresivos durante dos años no fue significativamente diferente del observado entre los que no tomaban los medicamentos.

Intervenciones conductuales y cognitivas
Sin embargo, el estudio no pudo analizar por separado ningún subtipo o gravedad variable de la depresión. Es decir, no pudo hacer una diferenciación según el grado de la enfermedad.

«Aunque todavía necesitamos que nuestros pacientes con depresión continúen usando sus medicamentos antidepresivos, se necesitan estudios a largo plazo que evalúen el impacto real de las intervenciones farmacológicas y no farmacológicas en la calidad de vida de estos pacientes. Dicho esto, el papel de las intervenciones cognitivas y conductuales en el manejo a largo plazo de la depresión debe evaluarse más a fondo en un esfuerzo por mejorar el objetivo final de la atención de estos pacientes: mejorar su calidad de vida en general», concluyen los investigadores.

Digiqole Ad

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });