Australia acusa a China de apuntar con un láser a su avión militar

 Australia acusa a China de apuntar con un láser a su avión militar

Un navío chino que navegaba al norte del país oceánico dirigió un láser contra un avión militar de vigilancia australiano. «Fue un acto peligroso, imprudente e irresponsable», dijo el primer ministro Scott Morrison.

El primer ministro australiano Scott Morrison acusó este domingo 20 a Pekín de cometer un «acto de intimidación» después de que su gobierno denunciara que un navío chino había dirigido un láser contra un avión militar australiano.

Según el departamento de Defensa, el barco chino navegaba la costa del norte de Australia cuando iluminó un avión de vigilancia en un incidente con «potencial de arriesgar vidas».

«No es una sorpresa que tengamos buques chinos moviéndose por el mar. Estoy muy preocupado por las acciones de usar los láseres en un avión de vigilancia australiano», dijo Morrison este domingo.

«No lo puedo ver de ninguna otra forma que como un acto de intimidación», agregó el primer ministro. Se trata de un acto «injustificado y no provocado», dijo.

El ministro de Defensa, Peter Dutton, lo definió como «una actuación muy agresiva».

De acuerdo con su ministerio, el buque navegaba con otro barco chino en dirección este a través del mar de Arafura, en el norte de Australia.

China aún no responde a Morrison
El gobierno chino no ha respondido a estas acusaciones. En 2019, sus fuerzas armadas ya fueron acusadas de enfocar con láser a aviones del ejército australiano en el mar de China Meridional.

La Fuerza de Defensa Australiana (ADF) confirmó el sábado que un buque chino iluminó el jueves una nave P-8A Poseidón mientras estaba en vuelo sobre los «accesos norteños» de Australia, con el «potencial de poner en peligro vidas».

«Australia nunca aceptará tales actos de intimidación», dijo Morrison a los periodistas.

«Fue un acto peligroso… Creo que fue un acto imprudente e irresponsable y no debería ocurrir», añadió Morrison, tras indicar que su gobierno estaba planteando la cuestión a través de canales diplomáticos y de defensa.

«Ese acto de intimidación no es sólo un mensaje que supongo intentan enviar a Australia, un mensaje al que responderemos, sino que es una señal del tipo de amenazas e intimidaciones que pueden ocurrir a cualquier país de nuestra región, y por eso tenemos que unirnos», dijo el primero ministro.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });