¿Bebes alcohol a diario? Podrías contraer estas enfermedades

 ¿Bebes alcohol a diario? Podrías contraer estas enfermedades

El alcohol es perjudicial para la salud, pues concretamente el consumo excesivo de alcohol tiene efectos potencialmente dañinos que aumentan el riesgo de sufrir consecuencias graves.

Por un lado, desde los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) alertan que los atracones de alcohol aumentan el riesgo de sufrir lesiones, que pueden ser causadas por choques de vehículos automotores, caídas, ahogamientos y quemaduras.

También aumentan el riesgo de sufrir una intoxicación de alcohol, de tener comportamientos sexuales riesgosos y de violencia, como pueden ser homicidios, suicidios, agresión sexual y violencia doméstica con parejas sexuales.

En mujeres embarazadas, el consumo excesivo de alcohol puede conllevar abortos espontáneos y muerte fetal o trastornos del espectro alcohólico fetal.

Beber alcohol aumenta el riesgo de sufrir enfermedades
Con el tiempo, el consumo excesivo de alcohol también puede causar enfermedades crónicas, así como graves problemas de salud.

Concretamente esta bebida aumenta las posibilidades de sufrir presión arterial alta, enfermedad cardiaca, accidentes cerebrovasculares, enfermedad del hígado, problemas digestivos, algunos tipos de cáncer, problemas de aprendizaje y memoria, problemas de salud mental y dependencia al alcohol o alcoholismo.

Un estudio reciente llevado a cabo por diferentes investigadores de la Universidad de Oxford advierte que beber más de cinco copas grandes de vino a la semana son suficientes para dañar el ADN y acelerar el envejecimiento de forma prematura.

En ese caso, la investigación, publicada en la revista Molecular Psychiatry, contradice a algunos científicos, que aseguraban que una copa al día no era suficiente para dañar la salud.

¿Cómo afecta el alcohol al envejecimiento?
Para obtener estas conclusiones, los científicos estudiaron los datos de un total de 245.000 adultos británicos. Tras recabar los datos y analizarlos, concluyeron que las bebidas alcohólicas afectan directamente a los telómeros, que son secuencias repetitivas de ADN dispuestas en los extremos de los cromosomas.

La longitud de los telómeros está asociada con la longevidad. Por tanto, a medida que envejecemos, nuestros telómeros se acortan de forma natural. Sin embargo, beber alcohol hace que envejezcamos más rápidamente, por lo que el consumo de alcohol hace que los telómeros se reduzcan de forma más veloz.

Los expertos explican que, si el proceso de acortamiento de los telómeros se acelera, existe más riesgo de padecer algunas enfermedades como cáncer o desarrollar alzhéimer, por lo que, si se bebe mucho alcohol, aumenta el riesgo de enfermar de alguna de estas patologías.

Pese a ello, el estudio concluye que los telómeros solo se verían dañados si se bebe demasiado a la semana. En ese caso, reducir el consumo de alcohol diario sería altamente beneficioso.

Desde los CDC recuerdan que beber en exceso incluye los atracones de alcohol, beber mucho o cualquier consumo de alcohol por parte de mujeres embarazadas o personas menores de 21 años.

Concretamente beber demasiado alcohol en mujeres significa consumir 8 o más tragos a la semana, y, en los hombres, 15 o más tragos.

Los expertos advierten que beber cualquier cantidad de alcohol, aunque sea mínima, siempre será peor que no beber nada, por lo que aconsejan a las personas que no beben alcohol que no comiencen a hacerlo, y a las que ya lo hacen, que disminuyan al máximo su consumo.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });