Biden vaticinó un «invierno de enfermedad grave y muerte» a los no vacunados

 Biden vaticinó un «invierno de enfermedad grave y muerte» a los no vacunados

El presidente de Estados Unidos Joe Biden auguró un «invierno de enfermedad grave y muerte» para los no vacunados ante la explosión de contagios causada por la variante ómicron, que está multiplicando las restricciones y las llamadas a una mayor cooperación en el mundo.

«La única protección real es recibir la inyección», alertó Biden, subrayando que la contagiosa nueva variante está «allí» y «se va a propagar mucho más rápidamente».

Con más de 800.000 decesos de los 5,3 millones registrados en el mundo por la pandemia, Estados Unidos apuesta por impulsar la vacunación, ya sea con primeras dosis o de refuerzo, en vez de imponer restricciones a la movilidad y la interacción social.

Por contra, las medidas limitando los viajes se multiplican en el mundo desde Canadá a Marruecos, pasando por Irlanda y Francia, que restableció la obligación de justificar con «motivos imperiosos» las traslados a o desde el Reino Unido.

En ese país batieron el jueves un nuevo récord de contagios diarios, con 88.000 infecciones en 24 horas, en una nueva ola de la pandemia que ha alcanzado de lleno el fútbol inglés.

Seis partidos de la Premier League previstos para el fin de semana fueron suspendidos por los brotes de covid emergidos en las plantillas de clubes como Tottenham, Leicester, Manchester United, Brentford o Watford. En España, el Real Madrid también cuenta con sies casos de covid en su plantilla.

Este repunte de la epidemia vinculado a ómicron llevó a modificar los planes de muchos británicos para las próximas semanas, con las fiestas de Navidad de las empresas canceladas, y provocó el retorno de medidas como el teletrabajo o el uso de mascarilla en interiores.

La misma reina Isabel II, de 95 años, renunció a su tradición reunión familiar previa a las Navidades, que debía reunir a unas 50 personas el martes en el castillo de Windsor.

«Acelerar la vacunación»
En Bruselas, la difícil coordinación ante la propagación de la nueva variante centró una cumbre de los dirigentes de la Unión Europea, entre temores de que ómicron pueda ser dominante en el bloque a mediados de enero.

Ante esta situación, los líderes de los 27 Estados miembros llamaron a ampliar la vacunación, con tasas del 67% en la UE, y a administrar dosis de refuerzo los no inmunizados.

«Tenemos que acelerar el proceso de vacunación con la tercera dosis para protegernos ante esta variante», dijo el jefe de gobierno español, Pedro Sánchez.

Los ministros de Sanidad del G7 también llamaron a la cooperación contra la variante ómicron del coronavirus a la que calificaron como la «mayor amenaza actual para la salud pública mundial».

Algunos países como Irlanda, Portugal, Italia y Grecia, sin embargo, reimpusieron restricciones para los viajes internos de la UE, como la obligación de presentar un test negativo para entrar a su territorio incluso para las personas vacunadas.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });