Cáncer de piel: primeros síntomas

 Cáncer de piel: primeros síntomas

Las autoexploraciones de la piel son fundamentales para detectar cualquier anomalía

El cáncer es una enfermedad en la que las células del cuerpo se comienzan a multiplicar sin control. En cuanto al cáncer de piel, los tipos más comunes son carcinoma basocelular, carcinoma espinocelular y melanoma. Según una investigación sobre el melanoma cutáneo en España elaborado por la Red España de Registros de Cáncer (Redecan) y la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), la incidencia anual de este tipo de cáncer ha pasado, entre 2002 y 2020, de los de los 10,5 a los 16,3 casos por cada 100.000 habitantes en las mujeres y de los 10,8 a los 14,6 en hombres.

Por este motivo, es esencial fijarse en cualquier cambio en la piel, ya que es el signo más común de este tipo de cáncer. De acuerdo con la Clínica Mayo, se puede reducir el riesgo de padecerlo si se limita o evita la exposición a la radiación ultravioleta (UV) y si se revisa la piel para detectar cambios sospechosos, clave para detectar el cáncer en sus estadios iniciales.

Síntomas del cáncer de piel
Es muy importante prestar atención a cualquier lunar, llaga, protuberancia, imperfección, marca o cambio inusual en el aspecto o la sensación de un área de la piel, ya que esto podría ser una señal de melanoma u otro tipo de cáncer de piel o una advertencia de que podría producirse.

Según explica la Sociedad Americana Contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés), la señal más importante para detectar el melanoma es algún lunar nuevo o uno existente que haya cambiado en tamaño, forma o color. Otra señal es algún lunar que sea distinto a los otros existentes.

Asimismo, la ACS explica la regla ‘ABCDE’, un método para identificar las señales habituales del melanoma:

• A de asimetría. La mitad del lunar o marca de nacimiento no corresponde a la otra mitad.
• B de borde. Los bordes son irregulares, desiguales, dentados o poco definidos.
• C de color. No es uniforme y puede incluir sombras diferentes de color marrón o negro, o algunas manchas rosadas, rojas, azules o blancas.
• D de diámetro. El lunar mide más de 6 milímetros de ancho, aunque los melanomas algunas veces pueden ser más pequeños.
• E de evolución. El tamaño, la forma o el color del lunar están cambiando.

Hay que tener en cuenta que algunos melanomas no presentan estas características. Estas son otras señales de advertencia, de acuerdo con la ACS:

Llaga o ulceración que no sana.
Propagación del pigmento del borde de una mancha hasta la piel circundante.
Enrojecimiento o una nueva hinchazón más allá del borde del lunar.
Cambio en la sensación (comezón o dolor).
Cambio en la superficie de un lunar (descamación, exudación, sangrado o la apariencia de una protuberancia o nódulo).

Prevención del cáncer de piel
La mayoría de los tipos de cáncer de piel se pueden prevenir y, para protegerse, hay que seguir los siguientes consejos que ofrece la Clínica Mayo:

Evitar el sol durante el mediodía. Hay que evitar exponerse al sol, sobre todo, entre las 12 y las 16 horas.
Usar protección solar todo el año. Incluso en invierno o los días nublados, es importante aplicarse a diario un protector solar con un FPS de, al menos, 30.
Usar ropa de protección. Se debe cubrir el cuerpo con prendas de ropa que protejan los brazos y las piernas, utilizar sombreros de ala ancha y gafas de sol.
Evitar realizarse rayos UVA. Las luces que se usan emiten radiación UV, la cual puede incrementar el riesgo de padecer cáncer de piel.
Tener cuidado con los medicamentos fotosensibilizantes. Algunos medicamentos como los antibióticos, e incluso algunos de venta libre, pueden hacer que la piel sea más sensible a la luz solar.
Controlar la piel regularmente. Hay que examinarse la piel e informar al médico en caso de que haya cambios en ella.

Jos M.C.

Artículos relacionados