Carillas dentales

 Carillas dentales

Hay dos tipos de carillas de porcelana y resina compuesta. Concretamente, las carillas de porcelana son una tapa fuerte y delgada que un dentista puede colocar en la parte superior y los lados de los dientes.
Para unirlos, el dentista quitará un poco de esmalte del diente antes de colocarlos. Las carillas de porcelana tienen el mismo color que los dientes naturales, pero es posible hacerlas más blancas para alegrar la sonrisa.
las carillas de composite a base de resina son similares a las carillas de porcelana, pero tienden a ser menos costosas y requieren menos eliminación del esmalte. A veces, un dentista puede no tener que quitar el esmalte antes de colocar la carilla compuesta.
Las carillas compuestas son generalmente más fáciles de reemplazar si están rotas o dañadas que las carillas de porcelana.

Ventajas:
Corrigen malposiciones dentales
Puedes cambiar el color de los dientes
Permiten cambiar la forma de tus dientes
Restauran roturas, pequeñas fracturas, manchas, etc.
Es un tratamiento indoloro
Con el cuidado adecuado puede durar décadas.
Es un tratamiento muy rápido (apenas un par de días)
Desventajas:
Exigen una buena higiene
Normalmente necesitan preparación previa (tallado de dientes)
Mayor sensibilidad
No son irrompibles (si rompemos nuestros dientes, las carillas también)
Es un tratamiento con un costo elevado.
No en todos los pacientes se pueden recomendar carillas dentales el profesional dental debe hacer un estudio previo para poder garantizar el tratamiento.

Jos M.C.