Casos de coronavirus van en aumento en Sudamérica

 Casos de coronavirus van en aumento en Sudamérica

Después de una pausa de varios meses, los casos confirmados de COVID-19 van nuevamente en aumento en el extremo sur de Sudamérica. Pero las autoridades de Argentina, Bolivia, Chile y Uruguay esperan que las altas tasas de vacunación ayuden a que el más reciente repunte no sea tan mortal como los anteriores.

Al mismo tiempo, existe preocupación de que muchas personas no estén preparadas para volver a adoptar las medidas de prevención que, las autoridades aseguran, son necesarias para garantizar que el número de casos siga siendo manejable.

El número de infecciones ha aumentado constantemente durante semanas, en gran medida impulsados por la versión BA.2 de la variante ómicron. En Chile, el número de casos confirmados semanalmente se duplicó con creces a finales de mayo en comparación con el comienzo del mes. En Argentina, los casos aumentaron un 146% en el mismo periodo, mientras que en Uruguay el incremento fue de casi el 200%.

Aunque el número de pruebas positivas sigue siendo muy inferior al de oleadas anteriores, los expertos afirman que el aumento de casos confirmados de COVID-19 es un recordatorio de que la pandemia está lejos de haber terminado.

La ministra de Salud de Argentina Carla Vizzotti, dijo recientemente que en el país está empezando “una cuarta ola de COVID-19”, mientras que en Chile, la ministra de Salud Begoña Yarza señaló que el momento actual es “un punto de inflexión en la pandemia”. En Uruguay, el presidente Luis Lacalle Pou dijo que le “preocupa” y pidió a la población “estar atentos”.

Los países son parte de una tendencia regional, ya que los casos han ido en aumento en todo el continente.

“El COVID está de nuevo en aumento en América”, dijo Carissa Etienne, la directora de la Organización Panamericana de la Salud, durante una conferencia de prensa en línea la semana pasada.

Para muchos residentes de la región, el marcado repunte ha significado que repentinamente tienen que volver a pensar en el coronavirus.

“Hubo varios casos en mi familia a partir de mi cumpleaños la semana pasada”, comentó Marina Barroso, de 40 años, afuera de un centro de pruebas en un suburbio de Buenos Aires. “Se disparó esta semana la cantidad de casos de COVID”.

El fuerte aumento aún no se traduce en un número significativo de hospitalizaciones y muertes. Las autoridades lo atribuyen a las altas tasas de vacunación en la región, en donde más del 80% de la población de los tres países ha recibido al menos dos dosis.

“Estamos en una situación muy distinta de las olas anteriores porque gran parte de la población está inmunizada”, señaló Claudia Salgueira, presidenta de la Sociedad Argentina de Infectología.

En Uruguay, el número de camas ocupadas en las unidades de terapia intensiva se ha duplicado, del 1,5% a principios del mes a poco más de 3% para mediados de mayo.

“Sí, matemáticamente duplicamos los casos, pero estamos hablando de cifras pequeñas”, dijo Julio Pontet, presidente de la Sociedad Uruguaya de Medicina Intensiva, quien dirige el departamento de terapia intensiva en el Hospital Pasteur de Montevideo. “Lo que nos está protegiendo de las formas graves es el alto nivel de vacunación que tenemos”, añadió.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });