Consejos para proteger tus encías

 Consejos para proteger tus encías

Para tener una linda sonrisa es fundamental cuidar nuestra boca. Pero no basta solamente con tener los dientes limpios y alineados, pues hay otras partes que son imprescindibles de cuidar para gozar de una buena salud bucal.

De este modo, a menudo tan solo nos centramos en los dientes y olvidamos otras zonas muy importantes. Es el caso de las encías, una de las partes más importantes a la hora de sonreír.

Las encías son unas mucosas de la boca que rodean a las piezas dentarias. Se forman de un tejido conectivo recubierto por epitelio o tejido gingival.

Esta parte de la boca forma parte del periodonto, y se encarga de abrazar cada diente, formando un sellado que protege la raíz dentaria y el hueso, entre otras estructuras.

¿Qué función cumplen las encías?
También conocida como gingiva, la encía tiene la función principal de soportar y mantener los dientes en su sitio, explican desde la Clínica Dental Adeslas.

Concretamente las encías absorben las fuerzas que generamos al masticar para que estas no sean transmitidas al tejido óseo.

Asimismo, las encías se encargan de proteger las piezas dentales frente a la agresión de bacterias y a la entrada de sustancias extrañas a nuestra boca.

En definitiva, las encías cumplen una función protectora muy importante en la boca, por lo que son una parte fundamental de nuestro cuerpo. Unas encías están sanas cuando son rosadas punteadas, duras y tienen una sensibilidad limitada al dolor, la temperatura y la presión.

Sin embargo, si se producen cambios en el color, pérdida de punteado o una sensibilidad anormal, eso significará que algo va mal con nuestras encías y que debemos cuidarlas mal para evitar enfermedades o el sangrado de encías.

Mantener unos buenos hábitos de higiene oral es fundamental para evitar enfermedades relacionadas con las encías y para alejarse de una posible pérdida de los dientes.

Las enfermedades de las encías más comunes son la gingivitis y la periodontitis. Con el objetivo de mantenerse alejado de ellas, es conveniente implementar una rutina de higiene bucal diaria.

Consejos para mantener unas encías sanas
Si queremos tener una boca y unas encías sanas, no hay que fijarse solamente en cómo cepillamos los dientes, puesto que también hay que tener en cuenta otros aspectos.

De este modo, para gozar de unas encías limpias y bonitas debemos cepillarnos los dientes después de cada comida, siendo ideal tres veces al día, y aprender a hacerlo de forma correcta.

En ese caso, desde la Clínica Odontológica Enbata Dental recuerdan que no hay que cepillar los dientes con excesiva fuerza. Lo ideal es un cepillado suave con un cepillo de dureza media para no dañar las encías y cambiarlo cada tres meses.

Además, para eliminar los restos de comida que pueden quedar atrapados entre los dientes y evitar que se acumule sarro es conveniente utilizar el hilo dental. En ese caso, también se debe utilizar enjuague bucal antibacteriano para lograr una mayor higiene.

Asimismo, es recomendable utilizar la pasta dental y los productos específicos para la placa que hayan sido recomendados por el dentista.

Pero no solo la forma de limpiar la boca es lo que importa, pues para mantener una buena higiene bucal es necesario llevar una dieta equilibrada baja en azúcares y grasas saturadas y evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Por último, los expertos recuerdan que es necesario acudir al dentista cada 8-10 meses para que evalúe el estado de nuestras encías y dientes.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });