Debanhi Escobar: el caso que conmocionó México

 Debanhi Escobar: el caso que conmocionó México
Digiqole Ad

La madrugada del sábado 9 de abril se perdió el rastro de la joven Debanhi Susana Escobar, de 18 años, y poco a poco su caso fue conmocionando a México.

Tras 13 días de búsqueda, la Fiscalía halló un cuerpo con la misma ropa que usaba en la noche de su desaparición. Aunque no se ha confirmado que se trata de Debanhi, su padre está seguro de que es su hija, y solo le pide a las autoridades justicia. ¿Cuáles fueron las claves en la investigación?

Debanhi, hija única y estudiante de criminología, salió ese sábado junto con dos amigas a una fiesta en Quinta Venecia, un lugar del municipio de Escobedo, Nueva León.

Aparentemente, la joven tuvo diferencias con sus acompañantes, quienes se regresaron a su casa en un taxi, y pidieron para ella el servicio de un “contacto de confianza”, que trabaja con las plataformas Uber/Didi, pero que en esta ocasión trabajó fuera de las mismas.

Después de aceptar el servicio, presuntamente también tuvo una discusión con el conductor que le mandaron sus amigas, por lo que en horas de la madrugada el sujeto la bajó en un lugar despoblado a orillas de la carretera a Nuevo Laredo, y le tomó con su celular una fotografía que mandó a sus dos conocidas.

Esta imagen se volvió clave para la investigación y se compartió a través de redes sociales, haciendo cada vez más conocido su caso.

Hallan un cuerpo con la misma ropa de Debanhi
En la noche del 21 de abril, 13 días después de la desaparición, la Fiscalía halló un cuerpo en una cisterna, con la misma vestimenta que llevaba la joven. El cadáver fue encontrado en una zona aledaña al motel Nueva Castilla, justo donde sus conocidos iniciaron la búsqueda.

Los empleados del lugar fueron quienes alertaron a las autoridades en Nuevo León sobre olores fétidos que emanaban de la cisterna en desuso del inmueble, lugar en donde más tarde encontrarían el cuerpo de una mujer.

«El alertamiento lo dan empleados del propio motel, por los olores fétidos que se empezaban a desprender de ese lugar”, detalló Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana.

En un principio, la Fiscalía señaló que había dificultades para extraer el cuerpo de la cisterna: «En estos momentos no es posible establecer características de la persona sin vida, mismas que serán informadas al concluir las labores realizadas por los criminalistas asignados para la extracción», dice un comunicado.

Sin embargo, Mejía Berdeja indicó que ya se rescató el cuerpo, y fue llevado al servicio médico forense para hacer la necropsia y poder comprobar genéticamente si se trata de Debanhi.

«La familia de la víctima ha sido debidamente notificada y atendida por un equipo interdisciplinario, en espera de los resultados de las diligencias de investigación. Rogamos esperar las noticias oficiales respecto de estos hechos, las cuales serán sustentadas en la evidencia científica pertinente», agregó el ente acusador.

Un golpe en la cabeza fue la causa de la muerte de la joven Debanhi, de 18 años, desaparecida en la periferia de Monterrey hace 13 días y cuyo cuerpo apareció este jueves en una cisterna al lado del motel Nueva Castilla, donde se la vio por última vez.

La Fiscalía de Nuevo León ha informado de que cuando la chica abandonó el taxi que la llevaba hasta su casa, en el kilómetro 15,5 de la infernal carretera a Nuevo Laredo, se dirigió hacia la empresa de transporte Alcosa, cercana al hotel, a eso de las 4:30 de la madrugada, “al parecer tratando de comunicarse con alguien sin que pudiera ser atendida por algún empleado del lugar”. Hasta aquí hay pruebas de videos y testimonios. Después no se sabe nada más.

El secretario de Seguridad de Nuevo León, Aldo Fasci Zuazua, ha criticado la “falla humana masiva” que a su parecer ha impedido avanzar en esta investigación. “Ahí estuvieron cuatro veces y no encontraron nada, no es la primera vez que pasa”, ha dicho en referencia a la cisterna del motel donde ha aparecido el cadáver de la joven. Fasci Zuazua opina que estos errores en las búsquedas de desaparecidos pasan en todo el mundo.

“Lamentablemente, estaba en el fondo del agua y no había nada que visualizar, debajo del agua no pueden oler los caninos”, ha afirmado. No hay información sobre si además de “visualizar” se intentó sondear bajo el agua la presencia de algún cuerpo. El funcionario ha puesto su cargo a disposición de la autoridad, no sin antes afirmar que en Nuevo León no opera ninguna banda de secuestro de mujeres.

Digiqole Ad

Camila Y.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });