EE.UU. desclasifica el ataque de su dron que mató a 10 civiles en Kabul

 EE.UU. desclasifica el ataque de su dron que mató a 10 civiles en Kabul

El ejército estadounidense calificó el ataque como un “trágico error”

El Departamento de Defensa de EE.UU. ha desclasificado dos grabaciones de vídeo del ataque mortal que su ejército perpetró contra un supuesto objetivo terrorista en Kabul el pasado mes de agosto, en los últimos momentos de la salida de Afganistán. El ataque fue un error, como tuvo que reconocer el Pentágono después de diversas investigaciones periodísticas que propiciaron una investigación interna, y no se trataba de un objetivo terrorista. Murieron diez civiles inocentes, entre ellos siete menores.

Los vídeos han sido desclasificados después de una demanda interpuesta por ‘The New York Times’ en base a la Ley de Libertad de Información, por la que los medios de información pueden exigir revelación de documentos como este al Gobierno.

El ataque ocurrió el 29 de agosto, en los últimos días de la presencia de EE.UU.

Afganistán, la guerra que cerro de dos décadas contra los talibanes con una evacuación caótica y trágica. La tensión en Kabul era máxima esos días, con miles de personas agolpadas en el aeropuerto de la ciudad para tratar de huir con los talibanes ya como dueños del país tras el descalabro del gobierno apoyado por Washington. Tres días antes del ataque, un terrorista suicida había acabado con la vida de 182 personas, incluidos trece militares estadounidenses, en una de las puertas de entrada al aeropuerto.

El Pentágono esperaba más ataques terroristas y la operación con dron tenía la intención de evitar otro incidente similar. La inteligencia estadounidense había vigilado durante varias horas a un hombre que creían que pertenecía al grupo terrorista Estado Islámico-Jorasán y que conducía un vehículo que creían cargado de bombas para un nuevo ataque. En realidad, se trataba de Zemari Ahmadi, un afgano que trabaja para una ONG californiana. Lo que llevaba en su coche eran bidones de agua.

En las grabaciones se ve cómo un coche llega a una zona residencial de Kabul y maniobra entre callejones hasta entrar en un patio. Una de las tomas es desde arriba y tiene poca resolución, pero se pueden percibir figuras humanas alrededor del coche, entre otras algunas de menor tamaño, que pueden ser niños. El otro vídeo es de mejor calidad pero el ángulo permite ver menos a las personas alrededor del coche. Las grabaciones recogen la detonación, provocada por un misil Hellfire, y cómo después los vecinos tratan de apagar el fuego con lanzamiento de agua.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });