El adenovirus 41, principal sospechoso del brote de hepatitis infantil

 El adenovirus 41, principal sospechoso del brote de hepatitis infantil
Digiqole Ad

El 15 de abril de 2022 la OMS notificó la aparición de un brote de hepatitis aguda de etiología desconocida en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte en niños pequeños previamente sanos en general.

Desde entonces el número de casos de hepatitis ha aumentado a un ritmo vertiginoso. Hasta el 21 de abril de 2022, se habían notificado al menos 169 casos de hepatitis aguda de origen desconocido en 12 países. De momento, la distribución geográfica de los casos no parece seguir ningún patrón. Los casos han aparecido en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte (114), España (13), Israel (12), los Estados Unidos de América (9), Dinamarca (6), Irlanda (5), Países Bajos (4), Italia (4), Noruega (2), Francia (2), Rumanía (1) y Bélgica (1).

El síndrome clínico entre los casos identificados es el de hepatitis aguda grave con enzimas hepáticas marcadamente elevadas. Muchos pacientes manifestaron síntomas gastrointestinales previos que incluyeron dolor abdominal, diarrea y vómitos.

La OMS ha confirmado que, de momento, diecisiete niños, de edades comprendidas entre un mes y 16 años, han requerido de un trasplante de hígado. Y ya ha sido notificada al menos una muerte.

Cualquier pista es poca. De momento, continúa el estudio exhaustivo de las historias clínicas y el análisis de pruebas de toxicidad ambiental y alimentaria. Además, no se escatima en pruebas microbiológicas adicionales.

Los virus comunes que causan la hepatitis viral aguda (virus de la hepatitis A, B, C, D y E) no se han detectado en ninguno de los casos, pero sí han sido detectados adenovirus en al menos 74 pacientes. En 18 casos ha sido identificado el adenovirus F 41. En 20 casos ha sido detectado el SARS-CoV-2. Y en 19 casos ha sido detectada coinfección por SARS-CoV-2 y adenovirus.

La implicación de un adenovirus, concretamente el adenovirus F 41, como la causa subyacente de la hepatitis aguda es actualmente una hipótesis plausible. Pero no explica completamente la gravedad del cuadro clínico.

Qué tener en cuenta al inicio de esta enfermedad
Ante una nueva enfermedad es necesario transmitir a la población varias ideas importantes:

1 Nos encontramos frente a lo que parece ser una nueva forma de hepatitis de la que aún desconocemos muchos datos importantes, como su causa, evolución e impacto en la población.

Por tanto, es normal que afloren informaciones, incluso contradictorias, en el futuro próximo. Las ideas se asentarán conforme se verifiquen experimentalmente. La ciencia avanza despacio, pero intenta asegurarse de que sus pasos sean firmes y basados en evidencias.

2 Normalmente, ante una nueva enfermedad, los primeros casos detectados son los más graves y, con el tiempo, van detectándose casos más leves dando (de nuevo, con el tiempo) una imagen más realista de la enfermedad y de su incidencia de la que puede tenerse en una primera visión.

3 Es necesaria una estrecha vigilancia epidemiológica para identificar el agente causante, la forma de transmisión y poder predecir, dentro de unos márgenes, la evolución de la enfermedad en la población.

Digiqole Ad

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });