El coronavirus puede causar daño y atrofia testicular

 El coronavirus puede causar daño y atrofia testicular

La infección por coronavirus puede afectar a los testículos y causar daño y atrofia testicular, y una reducción en el conteo de espermatozoides y en los niveles de hormonas sexuales, que se podrían prevenir con la vacunación.

El SARS-CoV-2 puede afectar a distintas partes del cuerpo humano y ya se ha comprobado que en algunos casos deja secuelas a largo plazo, lo que se ha denominado COVID persistente. Ahora, un equipo de científicos del Departamento de Microbiología de la Universidad de Hong Kong (HKU) ha querido comprobar su posible impacto en el aparato reproductor masculino y ha descubierto que el virus responsable del COVID-19 puede desencadenar daño testicular agudo, atrofia testicular asimétrica crónica y cambios hormonales en hámsteres, aunque hayan sufrido una neumonía leve.

Los investigadores del Departamento de Microbiología de la Universidad de Hong Kong HKU alertan sobre el daño que el coronavirus puede provocar en los testículos, la cual se publicó en la revista Clinical Infectious Diseases. En estudios realizados previamente se había observado que algunos pacientes con COVID-19 experimentaban dolor testicular, y un estudio de autopsias de hombres que habían fallecido por la enfermedad mostró orquitis con un daño considerable en las células testiculares, aunque el SARS-CoV-2 no se encontró de forma regular en las muestras de semen.

“En el manejo de hombres convalecientes de COVID-19, es importante estar al tanto del posible hipogonadismo (bajo deseo sexual) y subfertilidad”, dijo el profesor Kwok-yung Yuen, presidente de Enfermedades Infecciosas, quien dirigió el esfuerzo de investigación. “La vacunación contra el COVID-19 puede prevenir esta complicación”.

Los investigadores de HKU evaluaron los cambios testiculares y hormonales de los hámsteres a los que previamente habían infectado con coronavirus administrado por vía intranasal o testicular directa, usando el virus de la influenza en el grupo de animales que sirvió como control. Comprobaron así que los hámsteres infectados con virus desarrollaron neumonía autolimitada. Pero incluso la inoculación intranasal con SARS-CoV-2 provocó una importante disminución en el recuento de espermatozoides y la testosterona sérica a partir de los cuatro a siete días.

Los hámsteres infectados con SARS-CoV-2 desarrollaron atrofia testicular con tamaño y peso testicular reducidos. El nivel de hormonas sexuales en suero disminuyó significativamente entre los 42 a 120 días tras la infección. Se observaron inflamación testicular aguda, hemorragia y necrosis de los túbulos seminíferos y alteración de la espermatogénesis.

De siete a 120 después de la infección se mantuvo la inflamación, la degeneración y la necrosis del tejido testicular, y se encontró que la inoculación intranasal con las variantes ómicron y delta induce alteraciones testiculares similares. Estos daños testiculares se pueden prevenir mediante la vacunación. Sin embargo, el grupo de roedores a los que se había infectado con el virus de la influenza A, también administrado por vía intranasal o intratesticular no manifestó signos de infección ni daño testicular.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });