El telescopio James Webb captura una espectacular galaxia

 El telescopio James Webb captura una espectacular galaxia

Mientras la primera remesa de datos del telescopio James Webb (JWST) sigue dando noticias, las agencias espaciales responsables del artilugio han publicado una nueva imagen captada por los sensores del telescopio. Esta vez ha sido la galaxia del carro la protagonista principal, y de nuevo la imagen no ha decepcionado.

En alta definición. La nueva imagen permite distinguir distintos elementos de la Galaxia del Carro, entre ellas estrellas individuales, nebulosas en las que se forman nuevas estrellas dentro de ella e incluso nuevos detalles sobre el agujero negro en el núcleo de la galaxia.

Esto implica una mejora con respecto a las imágenes con las que ya se contaba, principalmente las obtenidas con instrumentos como el telescopio Hubble o el observatorio orbital Chandra X-ray.

Un misterio a esclarecer. Las observaciones realizadas hasta ahora no han permitido resolver muchos de los misterios de esta galaxia debido a la gran cantidad de polvo que oculta algunas de sus regiones. Los expertos confían en que la obtención de imágenes del espectro infrarrojo permita resolver algunas de estas dudas puesto que el polvo estelar no oculta el paso de la luz en estas frecuencias.

La galaxia del Carro. La galaxia capturada en esta nueva imagen del Webb es la conocida como galaxia del Carro. Situada a unos 500 millones de años luz de nosotros difiere de la vía láctea en su forma, en la que destacan dos anillos concéntricos.

Esta forma tiene que ver con la propia historia de la galaxia, resultado de la colisión entre una galaxia espiral (semejante a la Vía Láctea) y una más pequeña. Los brazos espirales de la galaxia aún son perceptibles en la imagen. Los anillos son uno de los efectos del impacto y se expanden hacia afuera en la galaxia como ondas en una superficie de agua. La del Carro es una galaxia en cambio debido a que los efectos de la reacción en cadena causada por la colisión aún perduran.

El anillo interno contiene principalmente polvo con algunas zonas en las que se concentran estrellas jóvenes de gran tamaño. El anillo externo ha ido barriendo en su una gran cantidad de gas que facilita la formación de estrellas en su interior.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });