El uso continuo de antiinflamatorios puede volver crónico el dolor

 El uso continuo de antiinflamatorios puede volver crónico el dolor
  • El uso de medicamentos como el ibuprofeno y otros antiinflamatorios para aliviar el dolor a corto plazo puede aumentar las posibilidades de volverlo crónico, según sugiere una nueva investigación.
  • Los investigadores explican que se necesita investigar más sobre la relación de los medicamentos antiinflamatorios y problemas a largo plazo, como los dolores de espalda.

Del estudio se desprende que los pacientes que tomaron medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) –como el ibuprofeno– para el dolor lumbar, tenían un riesgo 1,76 veces mayor de desarrollar dolor crónico. Pese a esto, especialistas piden no alarmarse y señalan que los tratamientos en desarrollo «no deben suspenderse».

Seguro que más de alguna vez te han recomendado tomar ibuprofeno para aliviar un dolor de espalda u otra molestia, la que generalmente desaparece en unas pocas semanas.

Sin embargo, hasta ahora poco se sabe sobre por qué el dolor persiste en algunas personas y en otras no. Frente a esto, un nuevo estudio ha determinado que los pacientes que tomaron medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) –como el ibuprofeno– para el dolor lumbar, tenían un riesgo 1,76 veces mayor de desarrollar dolor crónico.

Como en todo estudio farmacéutico, el llamado es a que se siga investigando sobre estos hallazgos y que los usuarios no se automediquen y siempre reciban estos tratamientos bajo supervisión médica.

Si bien la inflamación generalmente se relaciona con el dolor, los expertos indicaron que puede tener un papel preventivo para evitar que una molestia aguda se convierta en un problema a largo plazo.

El estudio, publicado el miércoles por la revista Science Translational Medicine, fue dirigido por la Universidad McGill, en Canadá, y estudió a 98 pacientes con dolor lumbar durante tres meses.

Aquellos cuyo dolor desapareció tuvieron respuestas inflamatorias más altas impulsadas por glóbulos blancos llamados neutrófilos, en comparación con pacientes que mantuvieron el dolor.

Experimentos en ratones también mostraron que el tratamiento con AINE parecía prolongar el dolor, mientras que otros medicamentos para mitigar las molestias, como el anestésico local lidocaína, no tenían ese efecto.

Finalmente, los datos de los participantes del Biobanco del Reino Unido que padecían dolor lumbar mostraron un riesgo de 1,76 veces mayor de dolor crónico entre los que recibían AINE.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });