Estados Unidos duplica su compra de las píldoras anticovid de Pfizer

 Estados Unidos duplica su compra de las píldoras anticovid de Pfizer

La píldora de Pfizer, autorizada en diciembre en Estados Unidos, es el primer tratamiento oral antiCOVID que los estadounidenses podrán tomar en sus casas, y Biden confió en que permitan “reducir drásticamente el número de hospitalizaciones y muertes por COVID-19″ en el país

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ordenó a su Gobierno que duplique el encargo que había hecho de pastillas contra el COVID-19 fabricada por Pfizer, ante el fuerte aumento de contagios en el país.

En una reunión con su equipo de respuesta a al COVID-19 en la Casa Blanca, Biden anunció que decidió elevar a 20 millones el número de tratamientos de la pastilla antiviral, conocida como Paxlovid, que encargó el Gobierno estadounidense y de la que inicialmente anunció una compra de 10 millones.

“Ya habíamos hecho el mayor encargo (de estas pastillas) en el mundo, y ahora voy a duplicar ese encargo”, dijo Biden, quien aseguró que es posible que Estados Unidos “necesite incluso más” que esos 20 millones de unidades.

La píldora de Pfizer, autorizada en diciembre en Estados Unidos, es el primer tratamiento oral antiCOVID que los estadounidenses podrán tomar en sus casas, y Biden confió en que permitan “reducir drásticamente el número de hospitalizaciones y muertes por COVID-19″ en el país.

Las primeras pastillas de COVID-19 empezaron a distribuirse en Estados Unidos a finales de diciembre, y la Casa Blanca espera que para junio ya se hayan repartido los 20 millones de tratamientos que se encargaron, según fuentes oficiales citadas por la cadena CBS.

Biden matizó, no obstante, de que “se tardan meses, literalmente, en fabricar una pastilla” de las de Pfizer debido a “la complejidad química” de las píldoras, lo que explica el retraso en su entrega a los estadounidenses.

El mandatario reconoció que el aumento de contagios, relacionado en parte con la expansión de la variante ómicron del COVID-19, está causando estragos en el país y advirtió que los casos continuarán subiendo en las próximas semanas.

Reconoció que está “frustrado” por las largas filas de gente que espera para hacerse pruebas de COVID-19, y recordó que su Gobierno ha encargado 500 millones de test que se repartirán a domicilio, aunque éstos no empezarán a distribuirse hasta finales de este mes, según precisó más tarde la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });