Inflación en EEUU: la FED volvió a subir la tasa de referencia

 Inflación en EEUU: la FED volvió a subir la tasa de referencia

La Reserva Federal ha vuelto a subir los tipos de interés de Estados Unidos en tres cuartos de punto, hasta dejarlos en una horquilla de entre el 2% y el 2,25%. Con esta alza, el precio del dinero queda en un nivel que los economistas consideran neutral, es decir, que ni acelera ni frena el crecimiento económico. EEUU no vive un periodo de subidas de los tipos tan intenso desde hace cuatro décadas. Wall Street ha subido tras conocer la decisión, que ya había sido descontada por el mercado. En septiembre, los operadores esperan otra subida, aunque menor, posiblemente de medio punto.

Para frenar las actuales presiones inflacionarias, los tipos deberán subir más. La cuestión es hasta dónde y, también, si será necesario que el endurecimiento del crédito llegue a un nivel tal que acabe provocando una recesión en la primera economía mundial. El mercado estima que a finales de este año o principios del que viene, los tipos oficiales se situarán en torno al 3,5%. Pero también cree que inmediatamente después el banco central se verá obligado a bajar los tipos.

La subida, que había sido descontada por el mercado, llega apenas 20 horas antes de que se publiquen las cifras provisionales del PIB en el segundo trimestre, en el que se espera una caída en la tasa intertrimestral anualizada, que es la que se utiliza en EEUU. En el primer trimestre, el PIB ya cayó, con lo que técnicamente EEUU estaría en recesión, que se produce cuando ese indicador cae dos trimestres consecutivos. Sin embargo, el descenso se debe a la tremenda volatilidad que tiene el PIB trimestral anualizado. Si se mide como en Europa — intertrimestral o interanual — EEUU sigue creciendo, aunque cada vez más despacio.

Pero, si la subida de tipos es la mayor en cuatro décadas es porque la inflación es la más alta en exactamente 40 años. Todos los análisis de la ‘Fed’, el Tesoro de EEUU, y los organismos multilaterales — empezando por el FMI — que afirmaban hace apenas un año que la subida de los precios era un fenómeno «temporal» se han estrellado contra la realidad, a medida que el impacto de la invasión rusa de Ucrania y las sanciones a Moscú se sumaban a los cuellos de botella causados por el cierre de la economía mundial en 2020 para combatir el Covid-19.

Así que el banco central estadounidense está ahora tratando de pulir sus credenciales en la lucha por la estabilidad de precios. En el comunicado en el que anunciaba la subida de tipos, el Comité del Mercado Abierto, que es el organismo de la Reserva Federal encargado de la política monetaria, reafirmaba su «fuerte compromiso en hacer que la inflación retorne al objetivo del 2%».

Entretanto, el Gobierno de Joe Biden sigue tratando de frenar la escalada de los precios. Este martes, anunció una nueva liberación de petróleo de la Reserva Estratégica de crudo. Con esta medida, EEUU pondrá en el mercado alrededor de 55 millones de barriles de petróleo en los próximos meses. Esa cantidad se sumará a los 125 millones de barriles que EEUU ya ha inyectado en los últimos meses, y que según el Departamento del Tesoro de ese país han provocado una caída del precio de la gasolina de entre el 3% y el 7%. No obstante, lo que de verdad ha influido en el descenso de los carburantes en EEUU es la bajada del precio del barril de petróleo desencadenado por las perspectivas de una recesión en ese país y en la UE, lo que reducirá la semana de esa fuente de energía.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });