ISIS-K el grupo islámico autores del atentado en el aeropuerto de Kabul

 ISIS-K el grupo islámico autores del atentado en el aeropuerto de Kabul

Finalmente, este jueves las amenazas se concretaron.

Después de que la Casa Blanca y países aliados alertaran de potenciales ataques en el aeropuerto de Kabul, dos explosiones dejaron este jueves al menos 60 muertos y más de 140 heridos en la capital de Afganistán, incluidos niños, mujeres y personal militar de EE.UU.

El ataque tuvo lugar mientras continúan a contrarreloj las tareas de evacuación, luego de que los talibanes recobraran el poder el pasado 15 de agosto.

Miles de personas, tanto afganos como extranjeros, se han reunido desde entonces en el aeropuerto con la esperanza de poder escapar del país.

Diferentes embajadas pidieron esta semana a sus ciudadanos alejarse de la terminal por temor a potenciales ataques que se materializaron finalmente este jueves.

Detrás de ellos, según las agencias de inteligencia de Estados Unidos, estuvo EI-K(ISIS-K, por sus siglas en inglés) o Provincia del Estado Islámico de Khorasan, la filial regional del autodenominado Estado Islámico (EI) que está activo en Afganistán y Pakistán y que son enemigos de los talibanes.

El propio grupo se atribuyó la autoría del ataque y celebró al atacante suicida que, según su versión, detonó un chaleco bomba a la entrada del aeropuerto.

Las explosiones tuvieron lugar poco más de una semana después de que el presidente estadounidense, JoeBiden, asegurara que su país había cumplido su misión en Afganistán tras vencer “el terrorismo” en el país.

Las fuerzas estadounidenses fueron objeto este jueves de un ataque de la rama afgana de EI, mientras Afganistán está otra vez en control de los talibanes (aliados de al Qaeda, el grupo detrás de los ataques del 11 de septiembre de 2001 en EE.UU.).

¿Qué se sabe de ISIS-K?
Según explica Frank Gardner, corresponsal de Seguridad de la BBC, ISIS-K es el más extremo y violento de todos los grupos militantes yihadistas que opera en Afganistán.

Fue creado en enero de 2015 en el apogeo del poder de EI en Irak y Siria, antes de que su autoproclamado califato fuera derrotado y desmantelado por una coalición liderada por EE.UU.