Joe Biden culpa a Donald Trump por asalto al Capitolio

 Joe Biden culpa a Donald Trump por asalto al Capitolio
  • El presidente dio un discurso demoledor contra su predecesor responsabilizándole del asalto al Capitolio hace un año
  • Le acusa de crear y propagar «una red de mentiras» y le señala como «antiamericano y antidemocrático»

Un año después del asalto al Capitolio de Estados Unidos, en el mismo Salón Nacional de las Estatuas que recorrió la turba que impulsada por las mentiras sobre un inexistente fraude electoral trató de frenar la certificación de su victoria electoral, el presidente Joe Biden ha ofrecido este jueves un discurso duro y vehemente en el que, sin rodeos, ha acusado al expresidente, Donald Trump, de la responsabilidad de un asalto «antidemocrático y antiamericano» a la legitimidad del sistema electoral y de «poner un puñal en la garganta de la democracia». «Por primera vez en nuestra historia un presidente no solo perdió una elección, trató de prevenir una transferencia pacífica del poder», ha recordado.

Sin citar una sola vez a Trump por su nombre, Biden ha hecho un retrato directo y contundente sobre las acciones del expresidente, sin ningún rodeo. «Ha creado y extendido una red de mentiras sobre las elecciones del 2020», ha denunciado. «Lo ha hecho porque valora el poder sobre los principios, porque ve su propio interés más importante que el del país. Su ego golpeado le importa más que nuestra democracia o nuestra Constitución».

El mandatario ha desarticulado con detalle la «gran mentira» de Trump, subrayando que simplemente «no puede aceptar que perdió», recordando la legalidad ratificada de las elecciones, señalando a grandes agujeros en el fallido argumento de fraude como que los únicos resultados que Trump retó fueron los de la carrera presidencial, no los de otras elecciones que también se decidieron en noviembre.

Antes de Biden, la vicepresidenta, Kamala Harris, había hablado para pedir que el Congreso apruebe dos leyes que transferirían el control de las elecciones, que en la actualidad está en manos de los estados, a Washington. «No podemos quedarnos al margen», ha dicho Harris. Sin embargo, la oposición unánime de los republicanos, más dos senadores demócratas -Joe Manchin y Kyrsten Sinema- hace virtualmente imposible que esa reforma salga adelante.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });