La justicia europea impone una durísima multa a Google

 La justicia europea impone una durísima multa a Google

Google no ha conseguido escaparse de la Unión Europea: finalmente, Alphabet (compañía matriz de Google) tendrá que pagar una multa milmillonaria, después de que la Unión Europea haya determinado que la compañía abusa de su posición dominante al exigir a los fabricantes de dispositivos Android la instalación de los servicios de Google Play para poder obtener la certificación necesaria con el objetivo de dar acceso a los usuarios a Google Play Store.

Sin embargo, la multa será mucho menos cuantiosa de lo que se esperaba en un principio. Tras haber presentado un recurso a las alegaciones de la Unión Europea, Google tendrá que pagar 4125 millones de euros, y no 4340 millones como estaba previsto.

Google impuso restricciones ilegales a los fabricantes de dispositivos Android en Europa
La Unión Europea acusó a Google, en 2018, de estar llevando a cabo medidas anticompetitivas en Android, al forzar a los fabricantes a dar una ventaja a sus aplicaciones y servicios frente a los de la competencia. En ese sentido, indicaban que un 80% de los dispositivos inteligentes vendidos dentro de la UE en 2018 eran smartphones Android, en los que se encontraron al menos tres restricciones relacionadas con el abuso de posición dominante del que se acusa a la compañía.

El primero hace referencia a los acuerdos de distribución, que requieren que los fabricantes de dispositivos Android incluyan en sus teléfonos los servicios de Google Search y Chrome con el objetivo de obtener la licencia necesaria para poder tener acceso a Google Play.

Por otro lado, se mencionan los acuerdos de «anti fragmentación» que debían ser firmados por los fabricantes para comprometerse a no vender dispositivos con versiones de Android no aprobadas por Google.

Finalmente, los acuerdos de reparto de ingresos hacen referencia a la parte de los beneficios publicitarios que los fabricantes y operadores obtenían a cambio de no incluir en sus dispositivos los motores de búsqueda de la competencia.

Por todo ello, y por otras razones como la obligación de incluir algunas de las aplicaciones de Google preinstaladas en los dispositivos, la Unión Europea determinó que Google estaba abusando de su posición. Sin embargo, el Tribunal General ha descubierto errores en la evaluación de los acuerdos de reparto de ingresos, y por esa razón se ha decidido reducir el valor de la multa.

Tras conocer la sentencia, Google ha demostrado su disconformidad con la decisión del Tribunal General, asegurando estar decepcionada por el hecho de que el Tribunal no haya anulado la decisión en su totalidad, y alegando que Android ha creado más opciones para todos, no menos.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });