La NASA aplaza el lanzamiento de Artemis 1

 La NASA aplaza el lanzamiento de Artemis 1

Un problema en uno de los motores ha causado primero el retraso y después la cancelación del primer vuelo del nuevo programa lunar, si bien los ingenieros han tenido que hacer frente a varios contratiempos más.

Medio siglo después de la última misión tripulada a la Luna, y con una Estación Espacial Internacional que tiene ya los días contados, la NASA tenía previsto arrancar hoy la primera de una serie de misiones cada vez más complejas para intentar recuperar el sueño de una presencia humana en el satélite natural terrestre.

Si todo hubiese ido bien, la misión Artemisa 1 (o Artemis 1, en inglés) habría sido lanzada el lunes a las 14.33 (hora peninsular española) desde un «modernizado» Centro Espacial Kennedy, en Cabo Cañaveral (Florida), el mismo desde el que despegaron las misiones del programa Apolo que enviaron personas a la Luna entre 1969 y 1972.

Tras varios problemas técnicos, uno de los cuales ha resultado imposible de resolver a tiempo, la NASA ha suspendido el lanzamiento. Aun así, el plan de la agencia espacial estadounidense sigue siendo que la misión arranque a inicios de septiembre y que, de aquí a unos años, podamos volver a ver astronautas caminando sobre el satélite de la Tierra.

En una rueda de prensa a última hora de la tarde (en España), los responsables de la misión han detallado los problemas a los que se han enfrentado durante el día y han asegurado que se reunirán de nuevo mañana para revisar todos los datos y contemplar nuevas fechas para intentar el lanzamiento. No han descartado que pueda realizarse el próximo viernes, cuando se abrirá la próxima ventana.

«Realmente, necesitamos repasar toda la información y todos los datos», ha admitido Mike Serafin, manager de la misión Artemis.

«No lanzamos hasta que todo esté bien», ha insistido Bill Nelson, administrador de la NASA, quien ha referido problemas durante la «purga» de uno de los motores. Durante este proceso de «purga», el hidrógeno circula por los motores con el fin de acondicionarlos para el lanzamiento. Uno de los motores, en concreto el número tres (de cuatro), ha dado problemas y no ha logrado enfriarse hasta una temperatura que los ingenieros consideraran aceptable.

«Lo arreglarán y después volaremos», ha dicho Nelson, quien ha recalcado que posponer misiones de esta complejidad es algo común y entraba dentro de lo esperable. «Esto forma parte del negocio espacial, sobre todo en un vuelo de prueba», ha argumentado. Ha recordado, además, que varias misiones del programa Shuttle, del cual son herederos los actuales motores que han dado el problema, tuvieron que posponerse varias veces y luego se desarrollaron sin problemas. En una de ellas, él mismo participó como astronauta.

El lanzamiento de Artemisa 1 se ha complicado poco antes de la hora prevista, cuando se han empezado a conocer diversas dificultades que han ido retrasando el lanzamiento. Según Derrol Nail, que ha ejercido de portavoz durante la retransmisión en directo, mientras se iban sucediendo los retrasos, los ingenieros se han topado con un problema técnico «especialmente complicado» en uno de los cuatro motores del cohete.

Poco después de anunciar esa nueva dificultad, y pasados ya unos minutos de la hora inicial anunciada para el despegue, la agencia espacial ha suspendido el lanzamiento. «La siguiente disponibilidad es el 2 de septiembre, aunque no sabemos en este punto si el equipo de lanzamiento la utilizará», ha señalado Derrol Nail, portavoz de la NASA.

Unos 40 minutos antes de la hora de lanzamiento, la NASA ha anunciado que detenía la cuenta atrás durante al menos 10 minutos, que después se han ido prolongando, para evaluar un posible problema técnico: «El equipo de hidrógeno del cohete está discutiendo los planes con el director de lanzamiento de Artemis 1», informaba la agencia espacial en Twitter. Una hora después, la misma cuenta oficial confirmaba que «el lanzamiento no va a suceder hoy».

La ventana de lanzamiento para hoy se extendía hasta las 16.33, pero, por las informaciones que han ido llegando, el problema detectado en uno de los motores no podía resolverse a tiempo.

Según una información que ha publicado la BBC desde Cabo Cañaveral antes del anuncio de la NASA, los ingenieros revisaron en un primer momento «lo que parece ser una grieta en el intertanque», que es la parte del cohete que une el tanque de hidrógeno líqueido al de oxígeno líquido. Poco después, la BBC actualizaba su información en el sentido de que «el problema con la grieta ya no se considera grave», aunque los ingenieros seguían trabajando «en otros problemas» que podían conducir a un retraso en el lanzamiento, como así ha ocurrido finalmente.

«El principal problema ahora mismo parece ser lograr que uno de los grandes motores bajo el cohete descienda hasta su temperatura operativa», ha indicado la BBC.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });