La tormenta Elsa acelera la demolición del edificio en Miami

 La tormenta Elsa acelera la demolición del edificio en Miami

Con la tormenta tropical Elsa acechando en el Caribe y los pronósticos de que se moverá hacia Florida en los próximos días, los rescatistas derribarán los restos de la edificación que quedan en pie este domingo. Dos cuerpos más fueron hallados este sábado, por lo que la cifra de personas muertas ascendió a 24 y la de desaparecidos pasó a 124.
La demolición de lo que queda en pie del ala noreste del edificio Champlain Towers, en Surfside, que colapsó el pasado 24 de junio, deberá hacerse lo más pronto posible, semanas antes de lo esperado, señaló Alan Cominsky, el jefe de bomberos del condado de Miami-Dade, Estados Unidos.
El funcionario explicó que la operación tendrá que terminar antes de que impacte la tormenta tropical Elsa, que según los pronósticos golpeará al estado el lunes 5 de julio. “No tendríamos control de a dónde cae”, dijo.
Las operaciones de búsqueda y rescate ya se suspendieron de cara a la demolición, según confirmó la alcaldesa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava.
En una rueda de prensa, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, aseguró que el edificio está “tambaleándose” y se encuentra “estructuralmente defectuoso”, por lo que demolerlo es lo más prudente, pues la estructura podría derrumbarse por sí sola, de forma peligrosa.
“Si se derriba el edificio, esto protegerá a nuestros equipos de búsqueda y rescate, porque no sabemos cuándo podría caer (…) Y, por supuesto, con estas ráfagas, eso podría crear un peligro realmente severo”, sostuvo.

Las alarmas sobre un nuevo colapso repentino por la inestabilidad de la edificación ya se habían encendido la semana pasada, algo que pondría en peligro a las cuadrillas que buscan en las partes más profundas de los escombros. Ahora, con el fenómeno climático, el riesgo es más inminente.
Las preocupaciones sobre su estabilidad han reducido incluso la búsqueda en áreas adyacentes, y las fallas detectadas el pasado jueves provocaron la suspensión de 15 horas de todos los esfuerzos hasta que los ingenieros determinaron que era seguro reanudarlo.
Sin embargo, el gobernador del estado destacó que la demolición, que se hará de manera controlada usando cargas explosivas, solo generará una breve interrupción de las labores de búsqueda y rescate de quienes habitaban el edificio y aún no han aparecido.
Una vez concluya el derribo, los restos se retirarán de inmediato para dar acceso a los rescatistas por primera vez a partes del área del garaje que son un foco de interés. Eso podría dar una imagen más clara de los vacíos que pueden existir en los escombros y posiblemente albergar sobrevivientes, dijo el subjefe de bomberos, Raide Jadallah.