Los 15 reactores nucleares que hay en Ucrania

 Los 15 reactores nucleares que hay en Ucrania
Digiqole Ad

Se reparten en cuatro centrales nucleares y una de ellas, la más grande de Europa, ha sido controlada por los rusos tras un ataque con misiles.

A medida que avanza la ofensiva rusa sobre Ucrania, aumenta la preocupación por el riesgo que pueden suponer los ataques a los 15 reactores nucleares que existen en el país. Tras la toma de Chernóbil por las tropas rusas, este viernes, de madrugada, bombardearon la central de Energodar, en la región de Zaporiyia: es la planta de energía nuclear más grande de Europa. El ataque provocó un gran incendio que se mantuvo activo durante horas. Finalmente el fuego se extinguió, las tropas de Rusia tomaron la central y el personal garantizó «su correcto funcionamiento» con los niveles de radiación «estables».

Los 15 reactores se reparten en cuatro centrales nucleares: Jmelnitski (2), Rivne (4), Ucrania Sur (3) y Zaporiyia (6), según los últimos datos del operador ucraniano Energoatom.

Según ha informado la OIEA (Organismo Internacional para la Energía Atómica) en un comunicado, de las seis unidades de la central atacada en Zaporiyia, la Unidad 1 estaba apagada por mantenimiento, las Unidades 2 y 3 han sido apagadas de forma controlada, la Unidad 4 está operando al 60% de potencia y las Unidades 5 y 6 se mantienen «en reserva» en modo de baja potencia.

El director general de la agencia nuclear de la ONU, el argentino Rafael Grossi, se ha mostrado preocupado con la situación en la central, que «carece de precedentes», y aunque no se han producido escapes radiactivos, ha señalado que «disparar proyectiles en el área de una planta de energía nuclear viola el principio fundamental de mantener la integridad física de las instalaciones nucleares».

La OIEA ha descartado que Ucrania esté desarrollando armas nucleares, tal y como alega Rusia, entre otros asuntos, para justificar su invasión del país vecino.

Posible fallo por el suministro de energía
Al margen del peligro que puede suponer un ataque directo a una de estas centrales como el ocurrido en Zaporiyia, existe otro riesgo que es que falle el suministro de energía eléctrica que necesitan las centrales para funcionar. Si hay cortes en los suministros y fallan los generadores de reserva, podría fallar el sistema de refrigeración y provocar un accidente que libere material radiactivo.

En este sentido, Patricia Fernández, portavoz del CSN, ha explicado a la agencia EFE que las centrales ucranianas están preparadas para el riesgo de pérdida de suministro eléctrico dado que “es un país miembro de la Asociación de Reguladores Nucleares Europeos (WENRA)».

Para contrarrestar la pérdida de potencia exterior, «las centrales disponen de generadores diésel de emergencia capaces de funcionar de manera autónoma durante varios días”, de modo que esta amenaza no debería suponer un riesgo para las centrales.

Además, «después del accidente nuclear de Fukushima en 2011 se implantaron medidas adicionales para hacer frente a pérdida total de corriente alterna”, es decir, “no solo del suministro eléctrico exterior, también del procedente de los generadores diésel” que podrían mantener activos los sistemas de refrigeración, según Fernández.

Sin embargo, un análisis de la organización ecologista Greenpeace alerta de que «cuando falla la red eléctrica y el reactor se encuentra en un apagón de central, hay generadores diésel y baterías de respaldo, pero no se puede garantizar su confiabilidad durante un período de tiempo más prolongado. Hay problemas en curso sin resolver con los generadores diésel de emergencia de Zaporiyia, que tienen un stock de combustible estimado en el sitio solo para siete días».

Digiqole Ad

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });