Los efectos del alcohol en la microbiota intestinal

 Los efectos del alcohol en la microbiota intestinal

La reprogramación de la microbiota intestinal por el consumo de alcohol es causada por el acetato producido por el hígado que se difunde de nuevo en los intestinos.

El consumo de alcohol es un factor causal en más de doscientas enfermedades, traumatismos y otros trastornos de la salud, señala la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esta sustancia psicoactiva se asocia con el riesgo de desarrollar problemas de salud tales como trastornos mentales y comportamentales, incluido el alcoholismo e importantes enfermedades no transmisibles tales como la cirrosis hepática, algunos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Las consecuencias de su consumo indebido son importantes. Cada año se producen tres millones de muertes en el mundo debido al consumo nocivo de alcohol, un 5,3% de todas las defunciones.

Entre los impactos negativos del consumo excesivo de alcohol está su capacidad para afectar negativamente al microbioma intestinal, ese espacio donde están hospedados los microorganismos que se alojan dentro y sobre nuestro cuerpo.

¿Cómo afecta el alcohol a la microbiota intestinal?
Los científicos saben que el alcohol afecta negativamente al micromioba intestinal, pero cómo lo daña sigue siendo un misterio. Hasta ahora. En un nuevo estudio, publicado en Nature Communications, investigadores de la Universidad de California en San Diego (Estados Unidos) proponen una respuesta: la reprogramación de la microbiota intestinal es causada por el acetato producido por el hígado que se difunde de regreso a los intestinos donde se convierte en una fuente de carbono para apoyar el crecimiento bacteriano.

El acetato es un nutriente utilizado en el metabolismo celular y tiene funciones en la regulación del apetito, el gasto de energía y la respuesta inmunitaria. En niveles moderados, promueve la salud general, desde una mejor función cardíaca hasta una mayor producción de glóbulos rojos y función de memoria. Sin embargo, en niveles elevados se asocia con cambios metabólicos relacionados con enfermedades, incluido el cáncer.

Para observar el comportamiento del microbioma, Zengler y sus colegas alimentaron a los ratones con una molécula que podía descomponerse en tres acetatos en el intestino de los roedores. Los investigadores notaron que la microbiota intestinal de los animales fue alterada por el acetato adicional de una manera similar a lo que observaron al alimentar a los ratones con alcohol, pero sin efectos dañinos para sus hígados.

Acetato en la microbiota y nuevos conocimientos
«Estos hallazgos sugieren que el metabolismo microbiano del etanol no contribuye significativamente a la disbiosis (desequilibrio) del microbioma intestinal y que el microbioma alterado por el acetato no juega un papel importante en el daño hepático», explica el coautor y profesor en los departamentos de Pediatría y Bioingeniería de la Facultad de Medicina de UC San Diego y la Facultad de Ingeniería Jacobs, Karsten Zengler.

Los autores aseguran que los hallazgos son importantes porque llevan la investigación más allá de si «los cambios en el microbioma intestinal están relacionados con el consumo de etanol per se son críticos… y hacia la identificación de bacterias que son causales de los efectos nocivos del consumo de alcohol, en lugar de los efectos secundarios”

«La situación es más complicada de lo que se suponía anteriormente. No es tan simple como que más etanol equivale a cambios en el microbioma y, por lo tanto, disbiosis en el microbioma equivale a más enfermedad hepática. Si bien este hallazgo no se traduce en nuevos tratamientos inminentes para la enfermedad hepática alcohólica, ayudará a delinear el efecto del acetato en la microbiota y ayudar a refinar los diseños de estudios futuros», concluyen.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });