Mensaje del presidente de Bolivia a un año de gobierno, mientras el paro opositor es un fracaso

 Mensaje del presidente de Bolivia a un año de gobierno, mientras el paro opositor es un fracaso

En el mismo día en que el presidente cumplió un año de mandato, quienes apoyaron al golpe de Estado de 2019 prepararon una gran movilización contra el Gobierno nacional. Pero la oposición ya no tiene la convocatoria de la cual gozaba dos años atrás.

Este 8 de noviembre fue un día especial en Bolivia. El presidente, Luis Arce, cumplió un año de mandato, también se cumplió un año de recuperación de la democracia en el Estado Plurinacional. Para celebrarlo, la oposición convocó en la misma fecha a un «paro cívico indefinido» en todo el país, que pasó completamente desapercibido. Protestaron en rechazo a las últimas leyes aprobadas en el Parlamento, pero dejaron en evidencia que carecen de apoyo notable por parte de la población.

En las primeras horas del 8 de noviembre, la Policía Nacional comenzó un operativo en todo el país para evitar que se corten caminos en el marco del paro convocado por algunos comités cívicos del país. Cientos de uniformados ocuparon sitios estratégicos y desbloquearon rápidamente allí donde estos pequeños grupos pititas (derechistas) habían bloqueado, en los departamentos de Cochabamba (centro) y Santa Cruz (este).

La falta de información en torno a los alcances de la Ley 1386 de Estrategia Nacional de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y Financiamiento del Terrorismoestá a la orden del día entre los sectores que se oponen a su promulgación.
En reiteradas oportunidades el Gobierno nacional afirmó que esta normativa no busca perseguir a pequeños comerciantes, tal como habían asegurado varios políticos de la oposición.

La falta de fuerza del paro cívico «indefinido» puso en evidencia que en los últimos días el Gobierno logró acordar con diversos sectores para desactivar el conflicto. Las agrupaciones de estudiantes universitarios, que supuestamente iban a participar en las medidas de presión, se bajaron de la protesta luego de dialogar con funcionarios del presidente Arce.

La oposición dio muestras de pasar por profundas fracturas internas. Esto se demostró en la elección de las directivas para las cámaras de Diputados y Senadores durante 2022.
Legisladores opositores de Comunidad Ciudadana (CC) y Creemos se enfrascaron en bochornosas peleas dentro del hemiciclo, porque no consensuaban los nombres de quienes debían integrar los espacios dirigenciales destinados a las bancadas de minoría.

Artículos relacionados