Por qué se produce la parálisis del sueño y cómo evitarla

 Por qué se produce la parálisis del sueño y cómo evitarla

Se trata de un angustioso trastorno que tiene lugar en la transición entre el sueño y la vigilia

La parálisis del sueño es un trastorno en el que la persona que lo sufre tiene una sensación de no poder moverse, ya sea al inicio del sueño o al despertar. Se produce una incapacidad de efectuar cualquier movimiento, es decir, como si la mente despertara, pero el cuerpo no.

Esto se explica por las etapas que pasa el ciclo normal del sueño, que se pueden clasificar en dos grandes grupos: la REM y la NREM. La primera es el sueño de movimientos oculares rápidos, durante la que aumenta la actividad cerebral, respiración, frecuencia cardíaca y presión arterial, según el Instituto Nacional del Cáncer. Se trata de la fase en la que se manifiestan los sueños y las pesadillas más vívidos, los períodos de sueño son muy cortos y la actividad cerebral es casi tan alta como durante la vigilia, aunque el cuerpo se mantiene todavía relajado. Por su parte, la fase NREM son las etapas en las que hay una actividad cerebral con ondas cada vez más lentas, hacia el sueño más profundo.

La parálisis del sueño se produce durante el cambio de etapas del ciclo del sueño. En la transición a o desde el sueño REM el cuerpo no está sincronizado con el cerebro, este último está despierto, pero el cuerpo aún está en modo REM y no puede moverse, lo que produce una sensación de estar paralizado.

Síntomas de la parálisis del sueño
• Incapacidad transitoria de moverse en el momento de despertar.
• No poder hablar durante el episodio.
• Sensación de angustia, opresión en el pecho y falta de respiración.
• En ocasiones, se acompaña de fenómenos alucinatorios, sobre todo con sensaciones que causan miedo.
• Sentir que la muerte se aproxima.

Estos síntomas suelen durar desde unos segundos hasta 1 o 2 minutos. Terminan por sí solos o cuando se toca o mueve a la persona que los está sufriendo.

¿Qué causa la parálisis del sueño?
Aunque no se conoce del cierto qué causa esta parálisis, las investigaciones indican que las siguientes están relacionadas con este trastorno, según explica la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU.:

No dormir lo suficiente.
No tener un horario regular para dormir.
Estrés mental.
Dormir boca arriba.
Además, algunos problemas médicos también están asociados con esta afección:

Trastornos del sueño como narcolepsia.
Afecciones mentales, como el trastorno bipolar, trastorno de estrés postraumático (TEPT) o trastorno de pánico.
Uso de ciertos medicamentos como los del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDHA).
Consumo de drogas.
Consejos para dormir mejor y evitar la parálisis del sueño
Puesto que las causas de este trastorno no están del todo claras, no hay una forma concreta de combatirlo. Sin embargo, se puede prevenir su aparición a través de una correcta higiene del sueño. Para lograrlo, estos son algunos de los consejos más útiles que establece la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU.:

Irse a la cama y despertarse a la misma hora todos los días.
Evitar la cafeína, especialmente por la tarde y noche.
Evitar la nicotina.
Hacer ejercicio con regularidad, pero no demasiado tarde.
Evitar las bebidas alcohólicas antes de acostarse.
Evitar comidas y bebidas pesadas y grasientas por la noche.
No hacer siestas después de las 3 de la tarde.
Relajarse antes de acostarse.
Mantener el dormitorio con una temperatura fresca.
Deshacerse de distracciones como ruidos o luces brillantes.
No utilizar ordenadores, tabletas ni móviles justo antes de acostarse.
Obtener suficiente sol durante el día.
Si no se logra conciliar el sueño 20 minutos después de acostarse, levantarse y hacer algo relajante.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });