Porsche Taycan Cross Turismo, el SUV eléctrico de lujo

 Porsche Taycan Cross Turismo, el SUV eléctrico de lujo

Conducir un Porsche siempre es una experiencia de lo más gratificante. Los más puristas dirán que hacerlo en modo eléctrico puede ser un sacrilegio, pero nada más lejos de la realidad.
Con el Taycan, la firma alemana volvió a sorprender al mundo y ahora, con la nueva derivación de carrocería sobre esa base, llega el Cross Turismo. Su estética verdaderamente es impresionante, cambia de forma llamativa la parte trasera con un aire más de station wagon o familiar, y del mismo modo la posibilidad de poder hacer algunos pinitos fuera del asfalto gracias, entre otros detalles, a la mayor altura libre de la carrocería al suelo.
Cuatro versiones
Para esos fines encontramos protectores plásticos en los carenados de los pasos de rueda y en los bajos de la carrocería y hasta un modo de conducción específico, denominado “Gravel”, que sube 3 centímetros el coche además de actuar sobre los controles de tracción o de estabilidad.

Como no podía ser de otra forma, en esta nueva versión sigue primando la deportividad y la condición de eléctrico, incluso desde la versión más básica, no le impide ser un auténtico fuera de serie.
La gama se estructura en torno a cuatro versiones ya conocidas como son 4, 4S, Turbo y Turbo S. Emplean una generosa batería de iones de litio de 93,4 kWh y en todos ellos disponemos de dos motores más una caja de cambios de dos relaciones. Las potencias (sin la función Overboost) van desde los 380 hasta los 625 CV y las autonomías pueden llegar hasta los 456 kilómetros, una cifra que puede dar para mucho en el momento de planear un desplazamiento importante.

Dinámico, eficiente y deportivo
Con una longitud de casi cinco metros y una altura de 1,41 metros, el Cross Turismo ofrece un habitáculo más desahogado en las plazas traseras que la berlina, sobre todo en el espacio libre para la cabeza, adoptando las mismas características de diseño y equipamientos que el Taycan convencional. Las pantallas multifunción inundan el salpicadero, dispone de tres, sin olvidar la de la instrumentación que es curva e incluye todo tipo de informaciones.
El ambiente en todos los casos, y como no podía ser de otra forma en un Porsche, resulta de lo más deportivo. Igualmente la posición de conducción que, gracias a los múltiples reglajes en el asiento, se adapta a todas las tallas.

Jos M.C.

Artículos relacionados