Putin: adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN no es una “amenaza” para Rusia

 Putin: adhesión de Suecia y Finlandia a la OTAN no es una “amenaza” para Rusia

Sin embargo, el presidente ruso advirtió que una «expansión de infraestructura militar hacia estos territorios» provocaría «una reacción» de Moscú.

El presidente ruso Vladimir Putin dijo este lunes que Rusia no considera que la adhesión de Finlandia y de Suecia a la OTAN amenace su gobierno, pero que Moscú va a reaccionar si hay un despliegue de infraestructura militar.

La entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN no representa «una amenaza directa” para Rusia, apuntó el líder del Kremlin en una reunión televisada de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva.

«Pero la expansión de infraestructura militar hacia estos territorios por supuesto va a generar ciertamente una reacción como respuesta», advirtió.

«Esto es un problema que se crea completamente artificialmente porque se hace en interés de Estados Unidos», aseguró Putin que agregó que la OTAN se convirtió «en el instrumento de política exterior un solo país».

El mandatario añadió que «todo esto exacerba una situación internacional que ya era difícil».

Finlandia y Suecia se encaminan a efectuar un cambio de rumbo de su política de no alineamiento para unirse a la OTAN, ante el temor de una agresión de Rusia.

Rusia anuncia tregua en planta de Azovstal para evacuar soldados ucranianos heridos
Mujeres, niños y ancianos que se habían refugiado en el lugar fueron evacuados a finales de abril gracias a una operación coordinada por la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja.

El ministerio ruso de Defensa anunció este lunes 16 que se instauró una tregua para evacuar a los soldados ucranianos heridos de la acería de Azovstal, último bastión de resistencia ucraniana en la ciudad de Mariúpol.

«Está en vigor actualmente un régimen de silencio (de armas) y se abrió un corredor humanitario hacia establecimientos médicos en Novoazovsk», en territorio controlado por las fuerzas rusas y prorrusas, indicó el ente en un breve comunicado.

Según el texto, que no precisa cuántas personas serían evacuadas, la decisión llega después de negociaciones con los combatientes ucranianos, atrincherados en la gigantesca planta siderúrgica.

Según las autoridades ucranianas, unos 1.000 soldados siguen en el complejo, entre ellos 600 heridos.

El viernes, el presidente ucraniano Volodimir Zelenski se refirió a «negociaciones muy difíciles» para evacuar de la acería a los soldados heridos y personal médico.

Las mujeres, niños y ancianos que se habían refugiado en el lugar fueron evacuados a finales de abril gracias a una operación coordinada por la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja.

La estratégica ciudad portuaria de Mariúpol ha quedado totalmente devastada desde el inicio de la guerra.

Artículos relacionados