Reseña El conjuro 3: The devil made me do it

 Reseña El conjuro 3: The devil made me do it

El Conjuro 3: El diablo me obligó a hacerlo revela una escalofriante historia de terror, asesinato y un mal desconocido que impresionó incluso a los verdaderos expertos en investigación paranormal Ed y Lorraine Warren. Es uno de los casos más sensacionales de sus archivos; empieza con la lucha por el alma de un niño que los lleva más allá de lo que jamás habían visto y marca la primera vez en la historia de Estados Unidos en que un sospechoso de asesinato alega posesión demoníaca como defensa.
Qué esperar de El Conjuro 3?
El Conjuro 3, es una cinta que está basada en ‘hechos reales’, comienza narrando el proceso de un exorcismo a un pequeño niño de 8 años, y lo que descubren en el desarrollo de la cinta es escalofriante. A lo largo de la película, se desarrollan 5 historias paralelas, que generan una conexión para entender todos los sucesos que vemos en pantalla.
El principal caso es el de Arne Cheyenne Johnson (Ruairi O’Connor), un jóven homicida que justificó su crimen en Brookfield, Connectituct, Estados Unidos el 16 de febrero de 1981, con la misma frase que da título a la tercera película de la saga: «El diablo me obligo a hacerlo», haciendo referencia a posesión demoníaca ante la incredulidad del juez.
Lo bueno:
Historia que te mantiene atento en todo momento en la película
La actuación de Vera Farmiga y Charlene Amoia
Lorraine Warren como protagonista con fortalezas
Puntos extras si disfrutas la película en pantalla IMAX
Cuenta con una explicación de la historia real como escena Post-Créditos
Aunque tiene momentos de terror, es menos predecible que las entregas anteriores
El soundtrack de la película (ambientada en los 80’s) es exquisito
Lo Malo:
Si no eres fanatico de la saga, definitivamente la película no es para ti
El final de la película no es acorde a la intensidad y desarrollo de la cinta
Aunque la película dura cerca de 2 horas, en ocasiones se torna muy lenta
A pesar de hacer referencia al culto del carnero, no se dan muchos detalles a profundidad

Camila Yanarico