Rusia corta el gas a Europa de forma indefinida

 Rusia corta el gas a Europa de forma indefinida

El consorcio estatal ruso Gazprom ha anunciado la suspensión completa del tránsito de gas a través del gasoducto Nord Stream por una fuga de aceite detectada durante el mantenimiento de la única estación compresora aún en funcionamiento.

«Hasta que no se elimine el fallo en el funcionamiento de los equipos, el tránsito de gas por el gasoducto Nord Stream queda completamente suspendido», informó Gazprom en su cuenta de Telegram. El anuncio se produce un día antes de cuando la gasística rusa debía reanudar el suministro de carburante a Europa a través del gasoducto -que operaba ya solo al 20 % de su capacidad- tras concluir tres días de mantenimiento de una turbina de la estación compresora. Según la gasística, representantes de la compañía Siemens, encargada del mantenimiento de las turbinas de Nord Stream, verificaron la presencia del fallo.

A la vez, el Servicio Federal de Supervisión Técnica de Rusia (Rostejnadzor) advirtió de que el problema detectado no permitía garantizar la explotación segura de la turbina. «En este sentido, es necesario tomar las medidas correspondientes y suspender las operaciones de la turbina Trent 60 en relación con las violaciones graves que han sido detectadas», señala la nota. Según Gazprom, en el pasado semejantes fugas de aceite habían sido detectadas en otras tres turbinas. A la vez, la eliminación completa de las fugas de aceite en estos aparatos «solo es posible» en un taller especializado, agrega el consorcio ruso, citando a Siemens. Esta semana, el presidente de Gazprom, Alexéi Miller, dijo que la reparación de las turbinas de Nord Stream en una fábrica especializada es ahora imposible debido a las sanciones occidentales.

«Siemens actualmente prácticamente no tiene capacidad de proporcionar revisiones regulares de nuestras turbinas. Siemens simplemente no tiene dónde llevar a cabo estos trabajos», dijo Miller a la televisión pública rusa. El Kremlin ha advertido este viernes de que la fiabilidad del gasoducto Nord Stream está en peligro, ya que no existen equipos de reserva que puedan reemplazar a los que se van quedando fuera de servicio. «No hay reservas tecnológicas, solo una turbina está funcionando. Hagan los cálculos», señaló el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov. Con anterioridad, Peskov sostuvo que debido a las sanciones occidentales no se puede renovar el equipo técnico del gasoducto, y las turbinas que han sido reparadas no pueden ser devueltas a Rusia sin garantías de que no están bajo el régimen sancionador.

Siemens: una fuga no debe suspender el flujo de gas
La empresa energética alemana Siemens Energy rechazó que una fuga de aceite como la que el consorcio estatal ruso Gazprom dice haber detectado en una estación compresora del gasoducto Nord Stream 1 sea motivo para suspender el flujo de gas. «Como fabricante de las turbinas, únicamente podemos afirmar que un hallazgo así no constituye una razón técnica para detener el funcionamiento», dijo un portavoz de la empresa alemana, citado por los medios. Agregó que «estas fugas normalmente no suelen afectar al funcionamiento de una turbina y pueden sellarse in situ» y precisó que se trata de «un procedimiento rutinario dentro de las tareas de mantenimiento». Subrayó, además, que en el pasado, la aparición de este tipo de fugas no ha llevado a la suspensión de las operaciones. Indicó que Siemens Energy no está realizando actualmente trabajos de mantenimiento, pero que esta dispuesto. «Independientemente de esto, ya hemos señalado en varias ocasiones que hay suficientes turbinas disponibles más en la estación de compresión de Portovaya para el funcionamiento de Nord Stream», afirmó. En tanto, el Gobierno alemán declaró haber «tomado nota» del reciente anuncio de Gazprom, que, dijo, no comenta en sí. «Pero en las últimas semanas ya hemos visto la poca fiabilidad de Rusia y correspondientemente hemos continuado de forma inquebrantable y consecuente con nuestras medidas para reforzar la independencia de las importaciones energéticas rusas», dijo una portavoz del Ministerio de Economía en un comunicado. En ese sentido, aseguró que Alemania está ahora «mucho mejor preparada que hace unos meses».


Así, el nivel de los depósitos de almacenamiento de gas están a día de hoy al 84,3 %, es decir, que el objetivo de llenado del 85 % para el 1 de octubre debería poderse alcanzar ya en los primeros días de septiembre, precisó. «También estamos avanzando en el suministro por vías distintas a los gasoductos rusos y en las nuevas capacidades de desembarco de gas licuado», agregó. Reconoció que los tiempos son «difíciles» y que quedan por hacer «grandes esfuerzos», pero se mostró convencida de que Alemania va «por buen camino» para hacer frente a la situación. «La situación en el mercado del gas es tensa, pero la seguridad del suministro está garantizada», aseguró. En general, agregó, el gobierno observa la situación muy de cerca en estrecho intercambio con los operadores de red y la Agencia Federal de Redes, la autoridad reguladora de los mercados de redes en Alemania. Por su parte, el presidente de la Agencia Federal de Redes, Klaus Müller, comentó que «en vista de la decisión rusa de no permitir por el momento el flujo de gas a través de Nord Stream 1, las terminales de GNL, los relevantes niveles de almacenamiento y las necesidades de ahorro significativas ganan en importancia». «Está bien que en tanto Alemania esté mejor preparada, pero ahora depende de todos y de cada uno», dijo en un mensaje en Twitter.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });