Se aleja la posibilidad de un conflicto bélico en Ucrania pero ‘la guerra híbrida continúa’

 Se aleja la posibilidad de un conflicto bélico en Ucrania pero ‘la guerra híbrida continúa’

Después de semanas con un ambiente irrespirable entre Rusia y los occidentales, Moscú decidió poner fin a una buena parte de sus maniobras en sus fronteras con Ucrania. La guerra bélica se descarta pero “la guerra híbrida continúa”, afirma a RFI Michal Natorski, especialista en el este de Europa y profesor en la Universidad de Maastricht, en Países Bajos.

“Cada día se vive tensión en Ucrania porque la presencia militar rusa sigue existiendo en territorio ucraniano tanto en Crimea como en el Donbass y en Lugansk, donde predominan las fuerzas paramilitares pro rusas apoyadas por la administración militar y de seguridad rusas”, analiza Michal Natorksi para el que no se puede hablar de desescalada. “No me extranaría que en las próximas semanas o en los próximos meses se repitiera algún tipo de maniobras o ejercicios militares”, añade.

No es el final de la crisis
El experto considera que estamos ante uno de los tantos episodios de tensión que se viven desde 2014, año en el que Rusia se anexionó Crimea. Desde ese momento, Rusia no ha dejado de intentar de “desestabilizar” a Ucrania para sacarla de la orbita occidental y que vuelva a la era Yanukovich, aliado de Putin y derrocado en la revolución de la Dignidad por los ucranianos.

“Desde esta perspectiva de crisis que vivimos durante estos últimos ocho años, la situación actual fue muy preocupante porque parecía que estábamos en la antesala de un conflicto bélico militar de gran escala. Al final no ha ocurrido, pero obviamente cada día estamos observando las maniobras de lo que ahora denominamos la guerra híbrida”, analiza Natorski quien recuerda que esa guerra híbrida se libra lejos del frente y cita por ejemplo los recientes ataques cibernéticos al ministerio de Defensa ucraniano y a dos bancos. “Los rusos tienen muchas formas de desestabilizar para revertir la tendencia de reformas económicas que se han llevado en el país y el proceso de democratización”, añade.

La guerra entonces continuaría bajo otra forma y siempre con la amenaza bélica en un horizonte no muy lejano. Una situación que puede perdurar por años si “no se resuelve el rol de Rusia en el orden internacional y en la seguridad europea”, vaticina el experto.

Aquí no hay ganadores ni perdedores
Es complicado a estas alturas del partido, todavía en juego aunque la tensión se haya calmado, definir quién ha ganado en esta crisis. Sin embargo, se han definido posiciones. El especialista subraya por ejemplo la contundencia de la posición del presidente estadounidense Joe Biden. “La guerra de información que EE.UU. ha estado desarrollando contra Rusia es un signo muy relevante, hasta ahora muy pocas veces habíamos observado un flujo de información privilegiada proveniente de fuentes reservadas para disuadir al enemigo de que cualquier acto hostil podía considerarse como acto bélico”, señala.

En cuanto al rol de la Unión Europea, muy criticada en los últimos años por su poco peso en la geopolítica mundial, Michal Natorski destaca el buen papel jugado por el líder francés Emmanuel Macron como presidente de turno del Consejo Europeo, pero deplora el papel de la Alemania de Olaf Scholz. “Débil, un país indeciso, que no ha estado a la altura de Merkel quien era una interlocutora respetada por Putin”.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });