Secuelas de Ómicron: el virus ‘leve’ que puede volverse grave a largo plazo

 Secuelas de Ómicron: el virus ‘leve’ que puede volverse grave a largo plazo

La última variante del coronavirus eleva los casos que registran consecuencias después de pasar la enfermedad.

La explosión de contagios que ha desatado Ómicron, la última variante del coronavirus, no ha hecho sonar las alarmas como las anteriores mutaciones del virus debido a que la mayoría de casos no están resultado tan graves como en oleadas anteriores, entre otras cosas por la gran cantidad de personas que ya están vacunadas y que han recibido también la tercera dosis de refuerzo.

Secuelas de Covid Ómicron
El covid persistente puede, como ocurre con la infección del virus, cursar de manera leve o grave. Las formas más preocupantes de esta enfermedad pueden ocasionar daños en varios órganos como los pulmones, el corazón, los riñones e, incluso, provocar enfermedades autoinmunes.

Asimismo, las secuelas del covid y más concretamente de Ómicron, el covid prolongando, puede generar también trastornos de salud mental al desencadenar problemas de memoria y desajustes cognitivos.

Un estudio efectuado recientemente en España desveló que el 24 % de los pacientes que han superado el covid sufrieron episodios de pérdida de memoria, dificultad para realizar más de una actividad al mismo tiempo y problemas para procesar información y prestar atención.

Marta Cohen, patóloga pediátrica y actual responsable del departamento de Histopatología del Hospital Infantil de Sheffield, en Reino Unido, ha alertado de esta importante secuela del covid y más concretamente de Ómicron: el covid persistente. A su juicio, se trata de una patología que «no debe tomarse a la ligera» pese a que no genere tantos enfermos graves como las anteriores variantes.

En Gran Bretaña se calcula que el 30 % de los contagios por coronavirus puede desarrollar esta enfermedad, reconocida recientemente por la OMS. Según Cohen, el covid persistente se da en aquellas personas que, cuatro semanas después de haberse contagiado de coronavirus, aún presentan síntomas del virus. De ahí la necesidad de detectar esta dolencia de manera correcta para que los pacientes puedan ser tratados en clínicas multidisciplinares debido a la variedad de secuelas que genera.

En concreto, algunas de estas secuelas, además de los ya mencionados daños en pulmones, riñones, corazón, sistema inmune y salud mental, también se han registrado (de manera más habitual debido a que son cuestiones menos graves) problemas como:

  • Falta de aire
  • Debilidad muscular
  • Confusión mental
  • Fatiga extrema

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });