Señales en los pies sobre tu salud

 Señales en los pies sobre tu salud

Cuando te miras los pies, quizá no te des cuenta de la gran cantidad de información que contienen. Estos apéndices pueden revelar mucho sobre la salud y el estado en el que se encuentra el organismo. Merece la pena observarlos de cerca y te darás cuenta de que unos pies sanos difieren mucho de los que no están demasiado saludables.

Pies fríos
Tener los pies helados puede ser un signo de mala circulación causada por diversos factores:

Arteriopatía periférica: se produce cuando las arterias de las piernas y los pies se estrechan u obstruyen, reduciendo el flujo sanguíneo a las zonas afectadas.
Diabetes: puede causar mala circulación, ya que los altos niveles de azúcar en sangre pueden dañar los vasos sanguíneos y los nervios de los pies.
Tabaquismo: puede contribuir a la mala circulación al estrechar los vasos sanguíneos y reducir el flujo de sangre a los pies.
Piel seca y agrietada
Tener la piel de los pies en mal estado puede ser signo de una infección fúngica o de falta de hidratación. Las infecciones fúngicas, como el pie de atleta, pueden provocar sequedad, picor y grietas en la piel de los pies. La hidratación también es esencial para mantener sana la piel de los pies, ya que la piel seca puede ser más propensa a agrietarse e infectarse. Las personas que viven en climas secos o las que padecen ciertas afecciones médicas que afectan a los niveles de hidratación, como diabetes o trastornos tiroideos, pueden ser más propensas a la sequedad de la piel de los pies.

Entumecimiento u hormigueo
Puede ser un signo de neuropatía periférica, que suele estar causada por diabetes o lesiones nerviosas. La neuropatía periférica es una enfermedad que afecta a los nervios de las manos y los pies y provoca pérdida de sensibilidad, entumecimiento u hormigueo. En las personas diabéticas, los niveles elevados de azúcar en sangre pueden dañar los nervios de los pies y provocar neuropatía periférica. Otras causas de daño nervioso que pueden provocar neuropatía periférica son el alcoholismo, las deficiencias vitamínicas y las enfermedades autoinmunes.

Pies doloridos
El dolor en los pies pueden ser signo de diversos problemas de salud, como artritis, gota o fascitis plantar. La artritis es una causa frecuente de dolor en los pies, sobre todo en las personas mayores, donde puede aparecer dolor y rigidez articular debido al desgaste. Por otra parte, la gota, que es un tipo de artritis, puede causar dolor repentino e intenso, sensibilidad e hinchazón en las articulaciones, incluidos los pies. La fascitis plantar es otra enfermedad frecuente que puede causar dolor en los pies, sobre todo en el talón. Se produce cuando la fascia plantar, un ligamento que recorre la planta del pie, se inflama o irrita.

Uñas curvadas hacia abajo
Se producen cuando las puntas de los dedos de los pies se agrandan y las uñas se curvan hacia abajo. Suele asociarse a enfermedades pulmonares o cardíacas, ya que la disminución de los niveles de oxígeno en la sangre puede provocar cambios en la forma de las uñas y las puntas de los dedos.

Uñas de los pies amarillas
Pueden ser signo de una infección fúngica, que es una condición que provoca la decoloración o amarillamiento, o psoriasis, una enfermedad autoinmune crónica que afecta a la piel y que cambia el color de las uñas a marrón amarillento.

Tobillos hinchados
La hinchazón en los tobillos se produce cuando se acumula líquido en los tejidos que los rodean. Pueden ser un signo de diversos problemas de salud, como enfermedades cardiacas, renales o hepáticas. En el caso de las mujeres, también pueden indicar embarazo.

Jos M.C.

Artículos relacionados