Síntomas tempranos de tumores cardiacos

 Síntomas tempranos de tumores cardiacos

El cáncer de corazón es uno de los tumores más raros que existen. De hecho, en el blog de Mayo Clinic aseguran que en promedio solo «se ve una persona con cáncer de corazón cada año».

Se trata de un tipo de cáncer bastante raro, la mayoría de sus casos provienen de otras partes del cuerpo: «Los casos de cáncer que comienzan cerca del corazón, como el cáncer de pulmón y el cáncer de mama, pueden desarrollarse hasta afectar el corazón o el revestimiento alrededor del corazón (pericardio). O bien, el cáncer puede comenzar en otra parte del cuerpo y extenderse al corazón a través del torrente sanguíneo», explican desde Mayo Clinic.

Aunque la mayoría de los casos que se detectan son tumores no cancerosos o benignos, como el mixiona, que suele afectar a mujeres jóvenes, pueden llegar a ser mortales si afectan al funcionamiento del corazón.

Factores de riesgo
Al tratarse de un tumor raro aún no se conocen con precisión cuáles son los factores de riesgo que aumentan las probabilidades de padecerlo. Desde Cleveland Clinic aseguran que «cualquiera puede tener cáncer de corazón».

Sin embargo, es más probable que aparezca en hombres de entre 30 y 50 años que en mujeres. Los fumadores y las personas que tienen SIDA también tienen más posibilidades.

En el caso concreto del angiosarcoma, uno de los más frecuentes, y agresivos, los genes pueden ser un factor de riesgo. Los científicos creen que podría afectar a varios miembros de la misma familia debido a la mutación en el gen conocido como protección de la proteína 1 de los telómeros (POT1, por sus siglas en inglés).

Síntomas tempranos
Uno de los primeros síntomas de este tumor es la insuficiencia cardíaca, que se caracteriza por un pulo irregular o rápido. También se puede manifestar después de despertarnos, que es cuando nuestro cuerpo está más activo.

Por otro lado, si el tumor presiona la cavidad del corazón puede que además de dificultad para respirar, también se experimente fatiga.

Los desmayos y el dolor en el pecho es otra de las señales más comunes, aunque todo esto hay que consultarlo con un especialista para verificar que realmente se trata de un síntoma de este tipo de tumor, y no de otros.

También hay que saber que aunque en el corazón se pueden desarrollar tumores procedentes de otros órganos, también puede ocurrir lo contrario. En este caso, la columna vertebral o el cerebro son las dos zonas donde es más común que se propague.

Esto último es importante porque el dolor de espalda crónico puede ser una señal de alerta. Al igual que la tos con sangre o tener problemas de memoria.

Tratamiento
Como se decía anteriormente, se trata de un tumor bastante raro, con una incidencia menor a un 0,3% de la población, de ahí que su experiencia quirúrgica sea también limitada, en el caso de los tumores malignos. No obstante, las investigaciones apuntan a que un tratamiento quirúrgico permitiría la extracción total y parcial del tumor con las técnicas habituales de cirugía cardíaca. n el caso de los cánceres que aún no se han propagado se podría recurrir al trasplante cardíaco.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });