Subida de azúcar: Estos son los síntomas que debes prestar atención

 Subida de azúcar: Estos son los síntomas que debes prestar atención

La hiperglucemia es una patología que se produce cuando los niveles de azúcar ascienden por encima de lo normal.

Las subidas y bajadas de azúcar en sangre son situaciones que se pueden producir alguna vez y que pueden poner al organismo en riesgo. Con el objetivo de detectarlas y saber actuar con rapidez frente a ellas, es importante aprender a detectarlas.

Concretamente a una subida de azúcar en sangre se le llama hiperglucemia o glucosa elevada en sangre. Esta se produce cuando los niveles de azúcar ascienden por encima de lo normal.

Desde el portal SuperCuidadores de UNIR explican que la hiperglucemia se presenta de forma más lenta que la hipoglucemia, que es la bajada de azúcar. De este modo, la subida de glucosa en sangre nunca se produce de forma brusca, aunque, si se produce de forma prolongada y los niveles de azúcar en sangre son muy elevados, puede causar otras patologías como un coma hiperosmolar.

De este modo, la hiperglucemia no provoca síntomas hasta que la concentración de glucosa es muy elevada. Desde la Clínica Mayo explican que comenzamos a notar los síntomas cuando el azúcar en sangre está por encima de los 180 a 200 miligramos por decilitro (mg/dl) o de los 10 a 11,1 milimoles por litro (mmol/l).

Según explican los expertos, los síntomas de la hiperglucemia van evolucionando lentamente durante varios días o semanas, pero, cuanto más tiempo permanezcan altos estos niveles de glucosa en sangre, más graves pueden ser después los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de la hiperglucemia o subida de azúcar?
Los síntomas que permiten identificar una hiperglucemia o una subida de azúcar en sangre son sudores fríos, aumento de la sed, convulsiones, letargos, náuseas, aumento de las ganas de orinar y debilidad generalizada. Además, algunas personas también experimentan dolor de cabeza y visión borrosa.

Si la hiperglucemia no se trata, con el tiempo, puede favorecer la acumulación de ácidos tóxicos en la sangre y en la orina, provocando otros síntomas como aliento con olor a fruta, náuseas, vómitos, falta de aire, sequedad en la boca, debilidad, desorientación, dolor abdominal o incluso coma.

Por ello, cuando aparecen los primeros síntomas los expertos aconsejan no asustarse, relajarse e hidratarse con agua, bebiendo entre 1 y 2 litros.

De este modo, excepto si se presentan vómitos, lo más importante ante una hiperglucemia es tomar muchos líquidos para evitar la deshidratación.

Además, la actividad física también ayuda a disminuir los niveles de glucemia. Sin embargo, si el nivel de glucosa se encuentra por encima de 240 mg/dl, es necesario controlar la orina para detectar cetonas.

En ese caso, no se debe realizar actividad física, ya que, si tienes cetonas y se realiza deporte, el nivel de glucosa en la sangre puede aumentar aún más.

Cuándo se debe consultar con un médico por la subida de azúcar
Actuar frente a una subida de azúcar es indispensable para evitar que siga subiendo. Por ello, si presentas algunos síntomas característicos de la hiperglucemia, es importante llamar a un médico.

Así, hay que acudir a un centro sanitario o hablar con un profesional si se presenta aumento de la frecuencia urinaria, dolor al orinar, pérdida de peso, temblores, sudoración, cansancio, falta de aire, dolor en el pecho o malestar.

También es necesario actuar si sientes que el corazón late rápidamente o si sientes palpitaciones, si tienes náuseas que afectan la capacidad de comer y no se alivian con medicamentos recetados, e incluso si tienes diarrea.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });