The Matrix Awakens la espectacular demo con Unreal Engine 5

 The Matrix Awakens la espectacular demo con Unreal Engine 5

The Matrix Awakens, la demo técnica que ya puedes descargar gratis en PS5 y Xbox Series para comprobar con tus propios ojos lo que trae bajo el brazo el Unreal Engine 5 para la nueva generación.

Tras ver la cara de Keanu superando cualquier valle inquietante e invitándote a dudar sobre si lo que tienes delante es real o virtual, uno se acomoda pensando que difícilmente va a sorprenderle. Y claro, luego el guantazo es apoteósico.

Una demo técnica sorprendente
Dividida en tres partes que van de menos a más, la experiencia de The Matrix Awakens empieza con las versiones virtuales de Neo y Trinity aprovechando la idea de la película para sorprendernos con lo difícil que es adivinar si lo que tienes delante es un vídeo con actores o la experiencia ya ha empezado.

Algo más fácil de distinguir de lejos que en unos primerísimos planos que te trastocan el cerebro, el truco es que, sencillamente, no hay truco. Todo está exquisitamente recreado con el Unreal Engine 5 y, aunque sabes que es una demo técnica y que todo está en un entorno preparadísimo para que luzca así de bien -marketing, ya sabéis-, no puedes evitar tener la sensación de que esto es un pelotazo.

Mientras escuchas al bueno de Keanu soltar su discurso teórico, piensas en las posibilidades de esto el día que los juegos se vean así de bien, cuando pase a la práctica. Y entonces, por si tenías ganas de más, el vídeo salta a la acción y se convierte en juego.

Con una secuencia de persecución que irremediablemente recuerda a Matrix Reloaded, la demo te demuestra qué es capaz de hacer más allá de las cinemáticas y para sorpresa de cualquiera que esté a los mandos, entiendes hasta qué punto la gente de Epic no te estaba vacilando con esas caras. Realmente puede llegar a verse así también cuando estás jugando.

La nueva generación tiene mucho que demostrar
Este un shooter sobre raíles con apuntado automático y secuencias guionizadas que no dejan nada sin control. De hecho no puedes ni apuntar, sólo elegir a qué ruedas quieres disparar. Vuelves a pensar en hasta qué punto hay truco y, cuando la acción termina, la demo te pinta la cara otra vez.

Ahora ya no hay guión, ni secuencias controladas, sino la total libertad de un avatar que puede pasear por esa misma ciudad que acabas de recorrer en coche sin que nada ni nadie lo encorsete. Un enorme mundo abierto que recorrer a pata, conduciendo o volando mientras alucinas con lo fluido de la experiencia y el magnífico trabajo que hay detrás a la hora de detallarlo todo.

Un par de easter eggs encontrados gracias a un mapa, y tras buscar debidamente las pocas opciones que ofrece para mostrarte todo lo que hay tras el telón del Unreal Engine 5, cierras la experiencia recordando aquellos tiempos en los que veías una cinemática de un Final Fantasy y soñabas con el día en el que los juegos luciesen así de bien.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });