¿Tuviste una parálisis facial? Estas son las cosas que debes hacer de inmediato

 ¿Tuviste una parálisis facial? Estas son las cosas que debes hacer de inmediato

Tratarla en el plazo de 48 horas es fundamental para evitar que queden secuelas irreversibles.

La parálisis fácil, también conocida como parálisis de Bell, es una afección que causa una debilidad repentina en los músculos de un lado de la cara, por lo que se produce una pérdida total o parcial de los movimientos en un lado del rostro, explican desde la Clínica Mayo.

Por lo general, la persona no suele notar cuando se produce esta parálisis en la cara, aunque al mirarse al espejo se reconoce fácilmente. Además, en algunas ocasiones suele notarse dolor en la parte afectada.

De este modo, la debilidad que provoca la parálisis hace que la mitad de la cara se vea caída. Concretamente la sonrisa se ve de un solo lado y el ojo del lado afectado no puede cerrarse.

La parálisis de Bell se produce de manera repentina, aunque en algunas ocasiones es posible que primero notemos un dolor intenso en la región retroauricular.

Esta afección produce una debilidad temporal en los músculos que suele mejorar con el transcurso de las semanas, pero los expertos señalan que es necesario acudir al médico de inmediato, ya que, además de que es un problema preocupante, preocupante, los síntomas pueden empeorar en las primeras 24 o 48 horas.

¿Qué síntomas tiene la parálisis facial?
Los signos y síntomas de la parálisis de Bell aparecen de forma repentina. Por lo general, se experimenta una parálisis en un lado de la cara que puede producir una debilidad leve o una parálisis total.

Asimismo, la parálisis de Bell provoca la caída de un lado de la cara y dificultad para hacer expresiones faciales, como cerrar un ojo o sonreír. También hace que aumente el babeo, las lágrimas, e incluso que se produzca un dolor de mandíbula por detrás de la oreja del lado afectado.

La parálisis facial puede provocar dolor de cabeza, pérdida del sentido del gusto, aumento de sensibilidad al sonido en el lado afectado y, con menos frecuencia, puede afectar los nervios de ambos lados de la cara.

Tres consejos que debes seguir si sufres una parálisis facial
Por lo general, los síntomas que causa la parálisis facial suelen mejorar al cabo de algunas semanas desde que se produce, aunque la recuperación completa no suele llegar hasta los seis meses, pudiendo ser nueve o un año en algunos casos.

Sin embargo, existe una pequeña cantidad de personas que continúan teniendo los síntomas de la parálisis de Bell de por vida.

Para evitar un daño irreversible y poder proceder con el tratamiento adecuado, es importante tener en cuenta tres precauciones.

En ese caso, es importante evitar manipular el lado afectado del rostro o hacer masajes, ya que masajear el área afectada sin saber cómo hacerlo podría achicar el nervio facial y causar un daño permanente. Así, es conveniente acudir a un fisioterapeuta certificado para que muestre cómo se deben ejercitar los músculos faciales.

Por otro lado, nunca debes masticar chicle o exponerte a fuentes de calor para combatir la parálisis facial, ya que puedes empeorar la inflamación del nervio facial.

Por último, es indispensable acudir al médico de inmediato. El tratamiento temprano y oportuno dentro de las primeras 48 horas, sin duda, aumenta las posibilidades de no padecer secuelas por parálisis de Bell. En ese caso, acudir al médico al instante es importante. El especialista podría sugerir medicamentos corticoides como la prednisona o, en casos graves, utilizar la cirugía de descompresión para aliviar la presión del nervio facial.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });