Vacunas contra el COVID reducen en más del 70% el riesgo de ser hospitalizado

 Vacunas contra el COVID reducen en más del 70% el riesgo de ser hospitalizado

The Lancet publicó los resultados de un estudio que concluye que, además de la reducción de riesgos de hospitalización, las vacunas también disminuyen la probabilidad de sufrir COVID prolongado.

Un estudio publicado en The Lancet arrojó evidencias de que las personas que logran obtener sus dos dosis de vacunación (pauta completa) tienen 70% menos probabilidades de ser hospitalizados por COVID-19, en comparación con quienes no han sido vacunados.

La investigación, denominada ‘Zoe Covid’, estuvo liderada por el Kings College de Londres y, además de medir el riesgo de ser hospitalizado por la enfermedad, concluyó que aquellos que dan positivo después de ser vacunados con las dos dosis (infección post-vacunal) tienen casi el doble de probabilidades de ser completamente asintomáticos.

Según los datos analizados por Steves y su equipo, del total de personas que recibieron al menos una dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech, Oxford-AstraZeneca o Moderna, menos del 0.5% reportó alguna infección posterior, en los 14 días después de haber recibido la primera inyección.

Y entre quienes recibieron las dos dosis, menos del 0.2% padeció una infección de COVID-19 después de siete días de la segunda inyección. Además, entre las personas que recibieron las dos vacunas y se infectaron de COVID-19 posteriormente la posibilidad de que la enfermedad fuera asintomática aumentó en 94%.

Las vacunas reducen a la mitad los riesgos de COVID prolongado
Y aquí no terminan las buenas noticias, los investigadores analizaron los datos de 1.2 millones de adultos y se dieron cuenta de que el riesgo de contraer COVID prolongado o de larga duración (síntomas que persisten después de 28 días desde la infección) se reduce a la mitad para quienes terminaron su régimen de vacunación.

No obstante, en el estudio también se enfatiza que las personas más vulnerables ante una infección post-vacunal después de recibir una dosis son los “adultos mayores frágiles”, es decir, aquellos que tienen más de 60 años. Pero también lo son otros adultos mayores con comorbilidades como obesidad, enfermedades cardiacas, renales y pulmonares.

Es necesario no abandonar medidas de prevención
Asimismo, la investigación señala que las personas que viven en entornos urbanos con alta densidad de población tienen más posibilidades de padecer una infección de COVID-19, a pesar de haber sido vacunados. Esto quiere decir que aún es necesario continuar con medidas de prevención, tal como lo dice Claire Steves, una de las autoras del comunicado.

Jos M.C.

Artículos relacionados

[].forEach.call(document.querySelectorAll('.adsbygoogle'), function(){ (adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({}); });